¿El Dios de las desgracias?
¿A quién se le puede ocurrir que nuestro Dios sea un Dios de desgracias? Se nos suele olvidar que Dios es bueno y misericordioso