¡Gracias por el amor y por la vida!
Darles las gracias porque nos han dado el testimonio más hermoso que pueda recibir un ser humano: el de la entrega mutua unida a apertura generosa a la llegada de cada uno de nosotros, sus hijos