La vida interior y la vida de oración
“Es muy bello practicar la maternidad espiritual, porque antes de hablar de Dios, hay que hablar con Dios, debemos temer a las personas que hablan mucho de Dios pero no hablan con Dios.”