La Divina Misericordia
Jamás rechazaré a un pecador arrepentido