¿Pueden coexistir el amor, la misericordia y la justicia?
En realidad, estas se necesitan mutuamente