Adivinar el futuro
El problema es cuál es el lugar de Dios en el desarrollo de los acontecimientos que implican la voluntad humana