En Dios, ¿hay o no hay misericordia?
Santo Tomás de Aquino, el sabio santo, contesta a este interrogante