Bendito el hombre que confía en el Señor
Cristiano de hoy
Hoy te presento mi súplica, desde lo hondo de mi pequeñez, con la certeza de que vendrás en mi auxilio.