¡¡Oléééé!!. Dios, la belleza y el arte
¡¡Oléééé!!. Dios, la belleza y el arte
>¡Naturalmente, instintivamente, el hombre tiende a evocar a Dios cuando la belleza inesperada o intensa le arranca del embotamiento cotidiano!