El cliente ¿es lo primero?
Como empresarios católicos ¿qué relación debemos mantener con nuestros proveedores?