En tiempo de tempestad, silencio y paciencia
El matrimonio ha dejado de ser una realidad gozosa y gratificante