Carlos Borromeo, Santo
Obispo de Milán, 4 de noviembre