El Cordero, toda una simbología
El Cordero, toda una simbología
Juan 1, 29-34. Tiempo Ordinario. ¡Gracias porque de verdad creo que eres el Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo!