Padre Tocino
Werenfried van Straaten, fundador de "Ayuda a la Iglesia que Sufre" es un testimonio vivo de que Dios es amor