La ouija ¿es un juego?
Cuando el hombre se abre a buscar respuestas en el campo de lo sobrenatural, sólo hay dos caminos: Dios y el demonio