Declaración «Gravissimum educationis»
Sobre la educación cristiana. Concilio Vaticano II