Crear vidas humanas en laboratorio para destruirlas es un abuso
El cardenal O´Malley afirma que la clonación humana con cualquier propósito es incompatible con la responsabilidad moral de tratar a cada miembro de la familia humana como un don único de Dios, como una persona con su propia dignidad inherente