La licitud de las manifestaciones de afecto
Los besos y los abrazos pueden ser ocasiones de pecado o expresión de cariño limpio y sano.