Menu

Nadie podrá quitarles su alegría
Hoy Cristo nos invita a estar alegres, con esa verdadera alegría que brota del corazón
Su tristeza se transformará en alegría
Jesús ama a sus discípulos, a las personas con las que comparte, pero entiende que su despedida tiene la finalidad de enviar al Consolador

El Espíritu de la verdad los irá guiando hasta la verdad plena
En momentos de incomprensión que parece todo perdido, también el Espíritu de verdad nos irá guiando.

Si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito
La venida del Espíritu Santo nos ayudará con su luz a distinguir claramente estas culturas que se oponen: la vida de Dios no puede ser vencida por la cultura de la muerte.

El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí
Hoy también Jesús nos asegura la presencia de su Espíritu Consolador en medio de nuestras aflicciones y angustias

El Señor es nuestro Dios y nosotros su pueblo
Cuando Juan habla en este sentido de “mundo”, no se refiere tanto a la madre naturaleza y a todas las bellezas que el Señor ha creado, sino más bien se refiere a una estructura que tiene sus valores, sus códigos, sus intereses

Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros
Caricaturas del amor que nos distraen y que devalúan la palabra hasta convertirlo en mercancía, manipulación y esclavitud.

Permanezcan en mi amor para que su alegría sea plena
Jesús quiere resumir toda su vida y toda nuestra vida: amor, permanencia y alegría plena.

El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante
Si queremos obtener los frutos que espera Dios Padre de nosotros, buscaremos la forma de permanecer unidos a Jesús

“Les doy la paz”
Hemos perdido la paz y queremos que Cristo hoy nos proporcione esa paz.

El Espíritu Santo, que mi Padre les enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas
Hoy la respuesta de Jesús nos lleva a penetrar en ese círculo del amor donde todo es gratuito.

Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre
Alguien preguntaba si el hombre actual ya no tiene necesidad de Dios… la respuesta casi unánime ha sido que sí necesita de Dios, pero que ahora se ha hecho un dios a su medida

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida
No nos atemos a nuestras pequeñeces que esclavizan el corazon

El que recibe al que yo envío, me recibe a mí
Servir a los demás pero viendo en ellos el rostro de Jesús es la misión del discípulo.

Yo he venido al mundo como luz
Jesús se nos presenta como la luz verdadera que ilumina nuestras vidas

El Padre y yo somos uno
La Palabra de Dios no puede encadenarse y atarse a una sola cultura, sino que está abierta a los hombres de todas las razas y de todos los pueblos.



Reportar anuncio inapropiado |