Menu

¿Qué se requiere para la bienaventuranza?
A continuación estudiaremos lo que se exige para la bienaventuranza

Vicios opuestos a la prudencia que ofrecen cierta semejanza con ella
Corresponde ahora considerar los vicios opuestos a la prudencia que tienen alguna semejanza con ella.

¿Qué es la bienaventuranza?
Corresponde ahora considerar qué es la bienaventuranza

Sujeto del pecado
A continuación vamos a tratar del sujeto de los vicios o pecados

¿En qué consiste la bienaventuranza del hombre?
Ahora estudiaremos la bienaventuranza

Suma Teológica: Segunda parte
Índice de la segunda parte

Sujeto del pecado original
Vamos a tratar ahora del sujeto del pecado original

Sobre los vicios y pecados considerados en sí mismos
Lógicamente nos toca ahora tratar de los vicios y pecados

Sobre los hábitos en general, en cuanto a su naturaleza
Después del tratado de los actos y de las pasiones, debemos estudiar los principios de los actos humanos

Sobre los frutos del Espíritu Santo
A continuación se han de estudiar los frutos

Sobre los dones
Seguidamente se han de estudiar los dones

Sobre las virtudes teológicas
Seguidamente hemos de tratar de las virtudes teológicas

Sobre las virtudes en cuanto a su esencia
Seguidamente hemos de estudiar los hábitos en especial

Sobre las virtudes cardinales
A continuación se ha de tratar de las virtudes cardinales

Sobre las pasiones del alma en especial, y primeramente del amor
Empezamos ahora a tratar de las pasiones del alma en especial

Sobre las bienaventuranzas
Seguidamente se han de considerar las bienaventuranzas

Sobre la permanencia de las virtudes después de esta vida
A continuación se ha de estudiar la permanencia de las virtudes después de esta vida

Sobre la igualdad de las virtudes
A continuación se ha de estudiar la igualdad de las virtudes

Sobre la distinción entre las virtudes morales e intelectuales
A continuación se ha de tratar de las virtudes morales

Sobre la distinción de los hábitos
Pasamos ahora al estudio de la distinción de los hábitos

Sobre la distinción de las virtudes morales entre sí
Pasamos ya a estudiar la distinción de las virtudes morales entre sí

Sobre la distinción de las virtudes intelectuales
Seguidamente se ha de estudiar la distinción de las virtudes

Sobre la corrupción y disminución de los hábitos
Hemos de tratar, finalmente, de la corrupción y disminución de los hábitos

Sobre la conexión de las virtudes
Se ha de estudiar seguidamente la conexión de las virtudes

Sobre la causa de los hábitos en cuanto a su generación
A continuación hemos de estudiar la causa de los hábitos

Sobre el sujeto de los hábitos
A continuación corresponde tratar del sujeto de los hábitos

Sobre el sujeto de la virtud
Se ha de estudiar ahora el sujeto de la virtud

Sobre el medio de las virtudes
Hemos de pasar ya a estudiar las propiedades de las virtudes

Sobre el aumento de los hábitos
A continuación hemos de estudiar el aumento de los hábitos

Razón de los preceptos judiciales
Seguidamente corresponde tratar de la razón de los preceptos judiciales

Razón de los preceptos ceremoniales
Pasamos ahora a tratar de la causa o razón de los preceptos ceremoniales

Los preceptos morales de la ley antigua
Tenemos que inquirir a continuación sobre cada uno de los géneros de preceptos de la ley antigua (cf. q.99 introd.); y primero, de los morales; luego, de los ceremoniales (q.101), y en tercer lugar, de los judiciales (q.104).

Los preceptos de la ley antigua
A continuación tenemos que tratar de los preceptos de la ley antigua (cf. q.98 introd.), y primero, de su distinción; luego, de cada uno de sus géneros (q.100).

Los preceptos ceremoniales en sí mismos
A continuación debemos tratar de los preceptos ceremoniales (cf. q.100 introd.); primero, en sí mismos; luego, en sus causas (q.102), y en tercer lugar, en cuanto a su duración

Los actos imperados por la voluntad
A continuación hay que estudiar los actos imperados por la voluntad

Lo voluntario y lo involuntario
Porque es necesario llegar a la bienaventuranza mediante algunos actos, debemos estudiar los actos humanos, para saber con qué actos se llega a la bienaventuranza y cuáles entorpecen su camino

Las circunstancias de los actos humanos
Ahora corresponde estudiar las circunstancias de los actos humanos

Las causas del pecado en general
A continuación vamos a tratar de las causas del pecado: primero en general

La mancha del pecado
Después de esto vamos a tratar de la mancha del pecado

La malicia como causa del pecado
Ahora vamos a tratar de la causa del pecado por parte de la voluntad, esto es, de la malicia

La ley antigua
Después de lo dicho sobre la ley en general, debemos tratar de la ley antigua (cf. q.93 introd.), y primero, de la ley misma; luego, de sus preceptos (q.99) .

La intención
Ahora debemos estudiar la intención

La fruición, que es acto de la voluntad
A continuación hay que estudiar la fruición

La elección, acto de la voluntad acerca de lo que es para el fin
A continuación debemos estudiar los actos de la voluntad que están relacionados con lo que es para el fin

La consecución de la bienaventuranza
A continuación debemos tratar de la consecución de la bienaventuranza

La causa de la gracia
Corresponde ahora tratar de la causa de la gracia

Esencia del pecado original
Vamos a tratar ahora del pecado original en cuanto a su esencia (o naturaleza)

El uso, que es acto de la voluntad en relación con lo que es para el fin
A continuación hay que estudiar el uso

El reato de la pena
Ahora vamos a estudiar el reato de la pena (o castigo)

El pecado venial y el mortal
Puesto que el pecado venial y el mortal se distinguen por el reato, a continuación vamos a tratar de ellos (cf. q.87 introd.). Y en primer lugar consideraremos el pecado venial en relación con el mortal (q.88); y, en segundo lugar, trataremos del venial e

El pecado venial en sí mismo
Ahora vamos a tratar del pecado venial en sí mismo (cf. q.88 introd.).

El objeto de la voluntad
A continuación debemos estudiar los actos voluntarios en especial

El motivo de la voluntad
A continuación hay que estudiar el motivo de la voluntad

El modo como se mueve la voluntad
Debemos estudiar a continuación (cf. q.8 introd.) el modo como se mueve la voluntad.

El mérito
Seguidamente debemos ocuparnos del mérito, que es efecto de la gracia cooperante

El hombre como causa del pecado
Ahora vamos a tratar de la causa del pecado por parte del hombre

El fin último del hombre
Lo primero que debemos estudiar es el fin último de la vida humana; después, lo que le permite al hombre llegar a este fin o apartarse de él

El diablo como causa del pecado
Pasamos ahora a tratar de la causa del pecado por parte del diablo

El consentimiento, que es acto de la voluntad en relación con lo que es para el fin
A continuación hay que estudiar el consentimiento

El consejo, que precede a la elección
A continuación hay que estudiar el consejo

Efectos del pecado: corrupción de los bienes de la naturaleza
Vamos a tratar ahora de los efectos del pecado

Duración de los preceptos ceremoniales
Hemos de tratar ahora de la duración de los preceptos ceremoniales

Del temor en sí mismo
Completado lo anterior, hemos de tratar ahora, en primer lugar, del temor y, luego, de la audacia

Del sujeto de las pasiones del alma
Completado lo anterior, debe tratarse ahora de las pasiones del alma

Del poder de la ley humana
Seguidamente debemos tratar del poder de la ley humana

Del orden de las pasiones entre sí
Corresponde a continuación tratar del orden de las pasiones entre sí

Del odio
Corresponde a continuación tratar del odio

Del objeto del temor
Corresponde a continuación tratar del objeto del temor

Del dolor o tristeza en sí
Pasamos ahora a tratar del dolor y la tristeza

Del bien y el mal en las pasiones del alma
Corresponde a continuación tratar del bien y el mal en las pasiones del alma

De los remedios de la tristeza o dolor
Corresponde a continuación tratar de los remedios del dolor o tristeza

De los efectos del temor
Pasamos ahora a tratar de los efectos del temor

De los efectos del dolor o tristeza
Pasamos ahora a tratar de los efectos del dolor

De los efectos del amor
Pasemos ahora a tratar de los efectos del amor

De los efectos de la ley
Seguidamente debemos tratar de los efectos de la ley

De los efectos de la ira
Pasamos ahora a tratar de los efectos de la ira

De los efectos de la gracia. Y en primer lugar de la justificación del pecador
Corresponde ahora tratar de los efectos de la gracia (cf. q.109 introd.); y, en primer lugar, de la justificación del pecador, que es efecto de la gracia operante, y luego, del mérito, que es efecto de la gracia cooperante

De los efectos de la delectación
Corresponde a continuación tratar de los efectos de la delectación

De las pasiones del irascible. Y en primer lugar, de la esperanza y la desesperación
Empezamos ahora a tratar de las pasiones del irascible

De las distintas clases de leyes
Seguidamente debemos tratar de las clases de leyes

De las causas del temor
Corresponde a continuación tratar de la causa del temor

De las causas del pecado en especial: la ignorancia
Ahora vamos a tratar de las causas del pecado en especial. Primero, de las causas internas (q.76 78); segundo, de las exteriores

De las causas de la tristeza o dolor
Corresponde a continuación tratar de las causas de la tristeza

De la necesidad de la gracia
Seguidamente debemos tratar del principio exterior de los actos humanos, que es Dios en cuanto que nos ayuda con su gracia a obrar rectamente Y ante todo debemos hablar de la gracia divina; luego, de su causa , y, finalmente, de sus efectos

De la mutabilidad de las leyes
Finalmente, debemos tratar de la mutabilidad de las leyes

De la ley natural
Nos corresponde ahora tratar de la ley natural

De la ley humana
Y ahora nos toca ocuparnos de la ley humana (cf. q.93 introd.), lo que haremos considerándola primero en sí misma; luego, en su poder (q.96) y, finalmente, en su mutabilidad (q.97).

De la ley evangélica, llamada ley nueva, considerada en sí misma
Después de la ley antigua hemos de tratar de la ley evangélica, que se dice ley nueva (cf. q.93 introd.). Y primeramente, de esta ley considerada en sí misma; luego, comparada con la ley antigua (q.107), y, finalmente, de los preceptos que en ella se cont

De la ley eterna
Corresponde ahora tratar de cada una de las clases de leyes (cf. q.90 introd.), a saber: 1) la ley eterna; 2) la ley natural (q.94); 3) la ley humana (q.95); 4) la ley antigua (q.98); 5) la ley nueva o Evangelio (q.106). Acerca de la sexta de ellas, la qu

De la ira en sí misma
.

De la esencia de la ley
A continuación debemos tratar de los principios exteriores de nuestros actos (cf. q.49 introd.). Ahora bien, el principio exterior que nos inclina al mal es el diablo, de cuya tentación ya hemos hablado en la primera parte (q.114), y el principio exterior

De la esencia de la gracia de Dios
Seguidamente debemos tratar de la gracia de Dios en cuanto a su esencia

De la división de la gracia
Corresponde ahora tratar de la división de la gracia

De la distinción de los pecados
Ahora vamos a tratar de la distinción de los pecados o vicios

De la diferencia de las pasiones entre sí
Corresponde a continuación tratar de la diferencia de las pasiones entre sí (

De la delectación en sí misma
Corresponde a continuación tratar de la delectación y de la tristeza.

De la concupiscencia
Pasamos ahora a tratar de la concupiscencia

De la causa efectiva de la ira y de sus remedios
Pasamos ahora a tratar de la causa efectiva de la ira y de sus remedios

De la causa del amor
Corresponde a continuación tratar de la causa del amor

De la causa de la delectación
Pasamos ahora a tratar de las causas de la delectación

De la bondad y malicia de las delectaciones
Corresponde a continuación tratar de la bondad y malicia de las delectaciones

De la bondad y malicia de la tristeza o dolor
Corresponde a continuación tratar de la bondad y malicia del dolor o tristeza

De la audacia
Pasamos ahora a tratar de la audacia

De cómo un pecado es causa de otros pecados
Ahora vamos a estudiar la causa del pecado en cuanto que un pecado es causa de otro

Contenido de la ley nueva
Y ahora trataremos del contenido de la ley nueva

Consecuencias de los actos humanos en razón de su bondad o malicia
A continuación se debe estudiar lo que se sigue de los actos humanos en razón de la bondad o malicia

Comparación de los pecados entre sí
Ahora vamos a tratar de la comparación de los pecados

Comparación de la virtud moral con la pasión
Hemos de tratar ahora de la distinción de las virtudes morales entre sí

Causas externas del pecado
Ahora vamos a tratar de las causas externas del pecado

Bondad y malicia del acto interior de la voluntad
A continuación hay que estudiar el acto interior de la voluntad

Bondad y malicia de los actos humanos exteriores
A continuación debemos estudiar la bondad y la malicia concernientes a los actos exteriores

Sobre la causa de las virtudes
A continuación hemos de estudiar la causa de las virtudes

Los preceptos judiciales
Tenemos que tratar ahora de los preceptos judiciales y primero, de esos preceptos en general; luego, de sus motivos

Causa del pecado por parte del apetito sensitivo
Vamos a considerar ahora la causa del pecado por parte del apetito sensitivo

La persona del Espíritu Santo
Después de lo estudiado, hay que tratar ahora lo referente a la persona del Espíritu Santo, el cual, no sólo es llamado Espíritu Santo, sino también Amor y Don.



 
Reportar anuncio inapropiado |