Menu

San Pablo, el CEO de Cristo
Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros? Terminemos el año paulino con coraje, con pasión, con celo apasionado por la salvación de las almas.

La fuerza de san Pablo
La fortaleza es como un rompeolas a la orilla de la playa; vienen los vientos, las tormentas, el agua golpea furiosamente, pero no se mueve ni un milímetro de su lugar

La esperanza de San Pablo
No podemos dejar de luchar. Con la esperanza en Dios lo podemos todo, aún en los días oscuros y difíciles de la vida.

Un presente sin cadenas.
San Pablo fue un hombre que vivió en el presente. Porque para él “la vida era Cristo y la muerte una ganancia”.

Pablo, el apóstol de la caridad de palabra
San Pablo fue el apóstol de la caridad de palabra; aquél que aconsejó: “No salga de vuestra boca palabra dañosa sino sólo la que sirva para edificar y para hacer el bien a quienes os escuchan”

Más que un Quijote
Tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes. San Pablo nos invita a embrazar el escudo de la fe, tomar el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu.

Ese hombre fue un valiente
La valentía sólo se da en un corazón con cimientos sólidos, que prefiere seguir latiendo pero que es capaz de dejar de latir por un motivo más fuerte.

Con paso firme
El triunfo, mediante la determinación, es la corona de los hombres luchadores. Este es el testimonio de san Pablo: los hombres resueltos no nacen, se hacen.

San Pablo: el hombre de hierro
San Pablo era hombre de cosas serias. No de esos charlatanes que parlotean mucho y hacen poco, sino un hombre recio de espíritu.

San Pablo no era un perdedor
Un perdedor tira la toalla, permanece en el suelo o se levanta para retroceder. San Pablo se sacude el polvo y vuelve a empezar con la mirada puesta en su Ideal: Jesucristo.

Las virtudes de san Pablo / III aniversario del servicio de Virtudes y Valores
Inicio de nueva campaña y carta a los lectores por tercer aniversario.

San Pablo no escribió poesía
La conversión de san Pablo fue un encuentro que supuso para él una “muerte”. Él no escribió poesía, grabó con sangre y esfuerzo el camino que lo llevó hacia Dios.

La Justicia
Hoy hablamos mucho de justicia, pero ¿qué es realmente esta virtud?



 
Reportar anuncio inapropiado |