Menu

Lo siento, estoy ocupado
No valemos porque nuestra agenda esté repleta de actividades y pendientes, sino por lo que llevamos por dentro.

No podemos vivir sin la luz del sol
Dios no es nuestro rival y su existencia no coarta nuestra libertad, como decía el Papa, sino que es ella la que nos hace ser libres.

Es hora de despertarse del sueño
El Adviento nos educa en la espera, y también nos educa en la esperanza. Nos invita a ser como niños, nos mueve a adornar la casa con signos de alegría, nos empuja a ser sencillos.

Nubes de tormenta
La dificultad toca día a día a nuestra puerta. Se abre paso en nuestra vida, como las nubes en el cielo claro.

Nunca es demasiado tarde
Hoy no es demasiado tarde, y puedo aprovechar cada momento para construir.

Seréis como dioses
La ambición del hombre le puede conducir al error.

Reglas infantiles para adultos
Es necesario agradecer a nuestros padres y a los encargados de nuestra formación esa lista molesta y repetitiva de reglas.

Lo que casi no pensamos
Es mucho el bien que recibimos de Dios y muy poco lo que nos damos cuenta de ello.

Decir Gracias
Seamos personas que trasmitan gratitud.

Santidad a la vista
La santidad está al alcance de todos.

La paz es belicosa
La paz verdadera no es fruto de estructuras políticas u organismos internacionales. Nace en el alma de cada hombre y de allí se expande hasta permeabilizar toda la sociedad.

Muerte y esperanza cristiana
La esperanza cristiana es la certeza que tenemos del cumplimiento de las promesas de Cristo.

Rostros vemos. corazones no sabemos
No hay que dejarse llevar sólo por las apariencias.

Regresar al camino
El agradecimiento implica regresar al buen camino de la vida.

Las estadísticas son tuertas
Lo que se logra en el apostolado no se define ni por los resultados ni por los frutos y en el plano subjetivo debemos ser muy cuidadosos de asignarnos el mérito de ambos.

Resurrección, sin muerte, un absurdo
Para resucitar a la gloria hace falta la humildad de morir en la cruz.

Cristianos cómodos
En tiempos de calma, necesitamos recordar esa petición que los apóstoles lanzaron a Jesús, al comprobar que su fe era débil y pequeña: “Señor, ¡Auméntanos la fe!”

Laboriosidad: la virtud para don Laureano
La laboriosidad consiste en trabajar con esfuerzo, constancia y oración para obtener frutos abundantes.

Menos tensiones y más paciencia
Hoy, como cada día, afrontaremos situaciones pequeñas o grandes que nos exigirán usar nuestra paciencia.

La muerte, ¿un bien o un mal?
La muerte, así como acrecienta la alegría del hombre bueno, incrementa el miedo del hombre ligero.

Hágase
El dolor es algo connatural al hombre, pero no todos lo enfrentan del mismo modo.

El silencio del amor
El amor profundo necesita silencio.

Educar en el respeto
Educar al respeto es algo que inicia en casa, desde la familia.

Tolerancia: un valor frecuentemente citado, vaciado de contenido y monopolizado
La tolerancia hacia las personas es algo lícito y conveniente, no así la aprobación del mal moral o del error: estos permanecerán siempre como reprobables.

Razones de la felicidad
La búsqueda de felicidad acompaña cada respiro de nuestra existencia.

Mudos ante Dios
La oración es un diálogo, una conversación con Dios.

Las dos bellezas
Algunos persiguen ansiosamente una especie de “eterna juventud”.

El miedo a perder
Las cosas más bellas y valiosas de la vida siempre se consiguen con esfuerzo y exigencia.

Ahora
“Ahora”. Así de fácil y así de difícil. Así de simple y así de fuerte.

2 + 2 = 5, 6 ó incluso 7.
Si quieres hacer algo grande, maravilloso y duradero en tu vida, busca un buen equipo.

Servicialidad: Evangelio de los 5 dedos
La servicialidad cristiana consiste en ayudar a los hombres por amor a Dios.

¿En dónde encontrar la felicidad?
¿En dónde se debe buscar la auténtica felicidad?

¿Dar o recibir?
En la vida diaria estamos llamados a dar a los demás el don más grande que hemos recibido, Jesucristo.

Terremoto teologal
La fe es un don de Dios totalmente gratuito, pero también es la respuesta del hombre a su plan divino.

El valor de la mirada humana
Estamos tan acostumbrados a la maravilla de los ojos que a veces podemos olvidar el valor tan grande que tiene la mirada de una persona.

Paz, coherencia y justicia
Para alcanzar la paz, se debe buscar la justicia con coherencia de vida.

El buen uso de mi tiempo
Es urgente descubrir que sólo vale la pena el tiempo cuando se vive desde el amor y hacia el amor.

Quinto aniversario de Virtudes y Valores
Virtudes y Valores cumple cinco años.

La libertad es positiva
la libertad es positiva; conlleva una variante de exigencia que brota de una virtud fundamental: el amor.

El miedo al fracaso
La vida es un combate, pero sólo quienes luchan y tienen esperanza la viven en plenitud.

Un ángel bestial
La vida del hombre es un Proyecto hacia el amor pleno, hacia Dios. Dios es el único que da el sentido más profundo.

Tener los mismos sentimientos de Cristo
El amor a la voluntad del Padre y el amor a los hombres son los dos principales sentimientos de Cristo.

Invertir a lo grande
Cristo ofrece el ciento por uno y la vida eterna a aquellos que acepten seguirle.

San José, un santo en serio
San José, hombre fiel, hombre justo y hombre de Dios.

¿Qué es la vida?
La vida de un hombre sólo tiene valor cuando se la emplea en beneficio de los demás.

Busco amigos
La verdadera amistad se demuestra en el afecto, la confianza y el sacrificio por la persona amada

El porqué de los porqués
Lo que importa en esta vida no es todo lo que hacemos,lo que realmente importa es cómo lo hacemos y el porqué de lo que hacemos.

¿Constante inconstancia?
La constancia es la virtud por la cual todas las otras virtudes dan su fruto.

La fe nuestra de cada día
La fe es como el pan de cada día: parte integrante de la experiencia humana.

Déjate sorprender
Mientras el mal siga siendo noticia, significa que el bien es lo normal, lo propio de nuestro mundo.

La muda elocuencia de los hechos
El amor de Dios por el hombre es eterno y se manifiesta por la muda elocuencia de los hechos.

¿Un tesoro escondido en el sufrimiento?
Toda situación adversa nos hace volver el rostro a Dios, recordarlo y amarlo.

San José, un santo en serio
San José, un hombre justo y un hombre de Dios.



 
Reportar anuncio inapropiado |