Menu



Educar a un hijo

Regalos y peleas
Los regalos se han convertido en el inicio de una triste pelea entre hermanos


Por: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net



Ocurre en familia. Llegan regalos para los hijos por algún cumpleaños, santo, o por los Reyes, o en otras fiestas familiares. Luego uno de los hijos pide al otro que le deje sus juguetes. El otro se niega. Como “venganza”, el primero decide no compartir los suyos. Los regalos se han convertido en el inicio de una triste pelea entre hermanos.

¿Por qué pasa esto? Una primera explicación parece sencilla: a casi todos nos gusta usar algunas cosas “en exclusiva”, como una propiedad plenamente a nuestra disposición. Dejar lo nuestro a otros significa no tenerlo en nuestras manos, y, en no pocas ocasiones, correr el riesgo de que nuestro objeto (un juguete, un teléfono móvil, una cosa más valiosa) quede dañado si lo usa quien no lo cuida como lo cuida su propietario.

Esta explicación ofrece elementos interesantes, pero no llega al fondo de la cuestión. Si vamos más allá de la superficie, podremos reconocer que un niño (o un adulto) no comparte sus “posesiones” porque muchas veces piensa que “lo suyo” es sólo para él, y olvida que las cosas no son simplemente para uno, sino que de alguna manera también son para los demás.

Es cierto que la propiedad privada implica que un bien, obtenido de modo legítimo y sin perjuicio para otros, pertenece a una persona concreta, y que esa persona concreta puede usarlo según sus deseos (siempre que sean correctos). Esto vale de manera especial cuando el objeto en cuestión tiene un valor importante para su propietario, sea a nivel afectivo (un recuerdo de familia) o por otros motivos (cuando se trata de una herramienta fundamental para el propio trabajo, por ejemplo). Pero también es cierto que cada hombre, cada mujer, tiene una vocación profunda al amor.

En la perspectiva del amor, tener algo no se convierte en un motivo para encerrarse en los propios planes y deseos, para usar un objeto (sobre todo si es superfluo, como un juguete) simplemente como si fuera sólo para uno mismo. Al revés, el que ama busca que sus posesiones se conviertan en motivo para unirse a otros, para alegrar al que está cerca o al que está lejos, para crear lazos de amistad, para servir.

Por eso, si en una familia un hijo pequeño o no tan pequeño se niega a prestar sus juguetes a sus hermanos o amigos, seguramente no ha llegado a descubrir la belleza de la vida cuando se vive en el amor y para amar.

Los padres y educadores tienen, en ese sentido, la hermosa misión de enseñar a los hijos que no vale la pena tener pocas o muchas cosas si no se vive para los demás. Lo que sí vale la pena es tener un corazón muy grande y abierto para que las propias posesiones, también si son pequeñas e “insignificantes” como unas golosinas, lleguen a convertirse en un trampolín para buscar hacer a los demás, en todo lo que sea bueno y justo, un poco más felices.

Si se logra lo anterior, los regalos no se convertirán en un motivo de peleas, sino que serán una nueva ocasión para unir más a los que viven bajo un mismo techo como miembros de una misma familia.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!