Menu



El aborto:
Hay palabras que de sólo oírlas dan miedo, una de ellas es: “aborto”. Se ha dicho tanto y hay tantas opiniones encontradas sobre el aborto provocado, que de seguro ya mejor ni piensas y prefieres dejar el tema de lado.


Por: Hedwig Krammer | Fuente: Adaptación del texto original de Fernando Pascual




LO QUE AHÍ SE MUEVE NO ES UN OBJETO, ES UN SER HUMANO






Hay palabras que de sólo oírlas dan miedo, una de ellas es: “aborto”. Se ha dicho tanto y hay tantas opiniones encontradas sobre el aborto provocado, que de seguro ya mejor ni piensas y prefieres dejar el tema de lado.

Pero tanto el no pensar, como dejar el tema de lado, son posturas muy cómodas ¿no crees? Conviene que estés enterada(o); que tengas opiniones propias, porque de lo que sí puedes estar segura(o) es que en cada aborto muere un poco una madre y deja de nacer un hijo...




SI EL QUE ROBA ES UN RATERO, EL QUE ABORTA ES ASESINO
Quien se aventura a tener una relación sexual sin saber que es muy probable que en ella se dé vida a un nuevo ser, ¡es un irresponsable! Por muy duro que se escuche y rollos que te digan, la vida de un individuo comienza en el momento de la fecundación.

En ese momento empiezas a ser hombre (como especie). Por lo tanto, en cada aborto es eliminado un ser humano. Es decir, se comete un homicidio. Sí, así como lo oyes, ¡¡¡un homicidio!!!



¿QUIÉNES ESTÁN A FAVOR DE LA MUERTE? PERDÓN, DEL ABORTO
Sin embargo, muchos abortistas no aceptan esta conclusión. Quizá para ello, necesitan afirmar que existen “seres humanos menos hombres”.

Me explico: el embrión hasta el día 14, o hasta el primer mes, o hasta las primeras 12 semanas, no es plenamente hombre. De este modo, este grupo establece discriminaciones según las cuales unos embriones (los que cumplen ciertas características) pueden ser protegidos, mientras que otros no.

Hay otros defensores del aborto que reconocen que el embrión o el feto, son seres humanos. Pero añaden en seguida que estos individuos se encuentran en desarrollo hasta antes de nacer; y así, son menos importantes que un ser humano ya nacido. Pero si este es el argumento, debes recordar que estás en estado de desarrollo hasta los 17-20 años.

Algunos otros abortistas llegan a decirte que existen casos en los que el embrión o feto atenta contra los derechos, la libertad o la salud de la madre. En esos casos, afirman que debería ser lícito el aborto.

No obstante, lo mínimo que se exige a cualquier persona es que intente proteger el bien de quien pide sólo un poco de paciencia y un mucho de ayuda para poder continuar una vida que ya existe y que no podemos eliminar sin cometer una grave injusticia.

Desde luego, no todos defienden el aborto de la misma manera. Unos quieren permitirlo sólo en algunos casos especiales como: violación o peligro de la vida de la madre.

Otros (seguramente pocos), defienden el aborto totalmente libre y gratuito para cualquier mujer y en cualquier momento, sin que nadie pueda oponerse al derecho absoluto de la mujer sobre su cuerpo y lo que pueda originarse dentro de ella.



A FAVOR DE LA VIDA
En el grupo de los que van contra todo tipo de aborto provocado, hay una gran unidad en el rechazo del aborto, pero no la hay a la hora de ofrecer los motivos de su postura. Unos dicen que van contra el aborto porque la vida es sagrada desde su concepción.

Otros, afirman que no sabemos si la vida es o no sagrada, pero en cuanto vida humana merece el respeto y la protección que podamos ofrecer todos, tanto la familia como la sociedad. Un tercer grupo, simplemente, respeta cualquier vida biológica (desde las plantas a los animales) y cree que la vida del embrión humano, por más pequeña que sea, es digna de respeto.



LOS BANDOS SE UNEN...
Aunque las posiciones sean muy distintas entre unos y otros, puedes encontrar un punto que une normalmente a los dos bandos (abortistas y no abortistas); todos están convencidos de que nadie tiene el derecho de eliminar ninguna vida humana inocente.

En las discusiones sobre el aborto tendrías que reconocer este aspecto que une para evitar dar vueltas sobre el aire. Casi ningún abortista admitiría que al pedir la legalización del aborto pide una excepción a esta regla universal.



ENTONCES, LA GRAN PREGUNTA SERÍA...
¿Dónde radica la diferencia de los dos grupos? En que algunos piensan que abortar no significa matar a ningún ser humano inocente, mientras que otros sí creen que en cada aborto se comete un homicidio. Para resolver este problema, deberíamos contestar esta pregunta: ¿cuándo empieza un ser humano a ser humano?


LO QUE ES INNEGABLE ES QUE...
El debate sobre el aborto no debe dejar de lado verdades que nos ofrecen el mundo de la ciencia y del derecho. Pero, debe integrar -y quizá esto sea lo más importante- esos sentimientos que nacen en casi todas las mujeres que perciben algo nuevo en su seno.

No importando la edad: aunque sea adolescente, aunque no esté casada, aunque ya haya tenido otros hijos; el instinto materno indica que lo que "allí" se mueve no es un objeto, sino un hijo, un ser humano.



¿PARA QUÉ LLEGAR A ESE PUNTO?
No puedes olvidar esta verdad sin cometer una grave injusticia hacia tantas mujeres que lloran porque se les hizo fácil un aborto que, en el fondo de su corazón, no querían.

Tal vez desde esa experiencia de quien abortó y gime por haber perdido a ese hijo que empezaba a vivir puedas construir un debate sobre el aborto que te lleve, con serenidad y con justicia, a promover una cultura del amor, de la acogida y del respeto… A todos, aunque algunos ocupen ahora un poco de espacio en el seno de una mujer necesitada de apoyo y de esperanza.





¿Dudas, comentarios? ¿Qué te pareció el artículo? Queremos conocer tu opinión: Contacto

 

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
P. Antonio
Asesor de personas que quieren salir de su homosexualidad
Luis Fernando Pacheco
Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. / Asesor Familiar.
Adriana Servín Figueroa
Orientación psicológica a jóvenes, adultos y adultos mayores en problemas afectivos, familiares e interpersonales
D. Joaquín Caldevilla Bujalance
Asesoría para la educación del Joven Adolescente.
P. Mario Sabino González
Acompañamiento en el discernimiento vocacional
Guillermo Dellamary
Psicología y alma humana. Relaciones familiares disfuncionales.
Adriana Avendaño Muñoz
Ayuda en embarazos no deseados y post-aborto
Courage Latino
Atención a jóvenes con tendencias homosexuales
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |