Menu



Aprende a usar tu celular
Sí, así como lo oyes, ¡NO LO SABES USAR! Y no me refiero al difícil acto de apachurrar botones, agregarle números telefónicos, canciones, cambiar el timbre de sonido, leer tus mensajes, bajar imágenes, etc...


Por: Carmen Kern | Fuente: Revista Si




Sí, así como lo oyes, ¡NO LO SABES USAR! Y no me refiero al difícil acto de apachurrar botones, agregarle números telefónicos, canciones, cambiar el timbre de sonido, leer tus mensajes, bajar imágenes, enviar correos al compañero de a lado, etc., etc., etc. Sino a saber cuándo, cómo y por qué usarlo y contestarlo.

Este pequeño aparatito tan útil hoy, te hace cometer verdaderas faltas de respeto consciente e inconscientemente. Y no, es que uno quiera que te comportes como la reina de Inglaterra o el Príncipe de Asturias, pero es que en ocasiones te pasas y para eso, no hay disculpas.




No cabe duda que el teléfono celular es una herramienta funcional y ¡muy de moda! Sin embargo, su mal uso hace que te veas de la patada y hagas el peor de los osos; por lo tanto, aquí tienes unos tips para no quedar ante tus cuates como todo un peladazo:





1.- Desconecta siempre el celular en actos públicos. Es una norma de elemental respeto a los demás y cortesía. Hazlo cuando vayas al cine, a algún concierto, a conferencias, al entrar a tu salón de clase y templo religioso.
Es horrible cuando estás a mitad de una película y escuchas una vocecilla: Bueno, BUENO, no puedo contestarte, estoy en el cine... Imagina que fuera tu película favorita, ¿te gustaría que un nerd se la pase platicando hasta el final?



2.- Apágalo también en reuniones, comidas y fiestas a menos que esperes una llamada que sea importante para los que te acompañan. Siempre tienen prioridad las personas que se encuentran contigo; cara a cara, en lugar que las que te interrumpen a través del celular.
Imagínate que estás en una comida con tu mejor amigo(a) y suena su celular. Tú le estás contando acerca de tus problemas y se pone a hablar con otra persona como si no existieras. ¿Verdad que te sentirías humilladísimo, como si el tiempo invertido hubiera sido tiempo perdido?



3.- Cada vez que llames a alguien, pregúntale si puede hablar en ese momento. Cuando llames a un teléfono celular toma en cuenta que no conoces la situación de quien contesta; tal vez está atendiendo a otras personas o está muy ocupado para atenderte como te mereces.
Supón que llamas a tu mamá porque quieres saber a qué hora va a llegar a la casa y si la esperas o no para cenar, y ella está en una junta en su trabajo. ¿No crees que sea prudente preguntarle si puede atenderte?



4.- Siempre es bueno que te identifiques y verifiques con quién hablas. Cada vez es más frecuente que te responda una persona que no es el usuario habitual del teléfono. Por ello, no supongas que siempre estás hablando con la persona con quien deseas platicar.
No vayas a equivocarte y metas la pata; por ejemplo: el celular de tu mejor amigo lo contesta su papá y tú le haces la pesada y acostumbrada broma y… ¡qué osote! ¿No?




5.- Aprende a distinguir entre los temas de conversación cara a cara y los telefónicos. Hay temas que no puedes tratar por teléfono sino que requieren una conversación larga y profunda. La comunicación no es sólo verbal: el rostro, la mirada, el gesto de tu interlocutor, a menudo es fundamental para una conversación fructuosa. No abuses del celular y menos para tratar este tipo de temas.
Por ejemplo: llamas a tu novio(a) y quieres arreglar por teléfono la pelea que tuvieron el fin... ¿Sería mejor verlo(a) cara a cara? ¿No? Quién sabe quién lo estará escuchando y eso impida que él/ella se exprese con toda la libertad y confianza del mundo...





6.- Úsalo con medida con todas las personas. Es un comportamiento adolescente y más bien infantil, mantener una larga conversación telefónica con una persona con la que tienes la ocasión de platicar diariamente.
Seguro te ha ocurrido que: acabas de llegar a tu casa, de la escuela, y ya estás llamando a tu amigo por teléfono para preguntarle ¡NADA! ¿Para qué? Si lo acabas de ver...



7.- Piérdele el miedo a poner y usar el contestador automático. Esto impedirá que se multipliquen innecesariamente tus llamadas y que se te dificulte una pronta comunicación.
Échale coco y no seas tan obsesivo, los implementos tecnológicos sirven para algo, ¡utilízalos! Además, quien tenga que llamarte, va a llamar; no importa que tenga que marcar varias veces...




8.- ¡Aguas si vas manejando! En este supuesto, debes procurar ser al máximo discreto(a), breve y conciso(a). La solución, independientemente de los famosos sistemas manos libres, es activar el buzón mientras manejas o, si te urge mucho la llamada, orillarte para evitar un accidente.
Recuerda que hablar por el celular cuando estás manejando, está prohibido. Evítate multas y accidentes, al final te cuesta menos y ganas más.



9.- Brevedad y prudencia mi querido Solín. Abstente de alargar la conversación y mucho menos de plantear a tu interlocutor, preguntas que le obliguen a una reflexión como si con ello fuera a ganar un premio Nobel.
Si eres consciente, sabrás que el celular, por sus mismas características, no sirve para mantener conversaciones largas. Además, imagínate cuánto dinero vas a gastar; mismo que podrías emplear para ir de antro con la persona con la que estás platicando.





10.- Renuncia a usarlo como instrumento de control. Es malísimo que quieras tener localizado en todo momento a tu novio(a). Es verdad que también tus papás lo usan y cuando eso ocurre te sientes como patada al hígado. Antes de llegar a este límite, es preferible vivir en un clima de libertad responsable.
Nada más no te claves; con este comportamiento lo único que demuestras es poca seguridad en ti mismo(a). Lo mejor será siempre, confiar en ti y en los demás y así, no la terminarás regando.





¿Dudas, comentarios? ¿Qué te pareció el artículo? Queremos conocer tu opinión: Contacto

 

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
P. Antonio
Asesor de personas que quieren salir de su homosexualidad
Luis Fernando Pacheco
Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. / Asesor Familiar.
Adriana Servín Figueroa
Orientación psicológica a jóvenes, adultos y adultos mayores en problemas afectivos, familiares e interpersonales
D. Joaquín Caldevilla Bujalance
Asesoría para la educación del Joven Adolescente.
P. Mario Sabino González
Acompañamiento en el discernimiento vocacional
Guillermo Dellamary
Psicología y alma humana. Relaciones familiares disfuncionales.
Adriana Avendaño Muñoz
Ayuda en embarazos no deseados y post-aborto
Courage Latino
Atención a jóvenes con tendencias homosexuales
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |