Menu



Tema 6.6: El Existencialismo
Conocer la doctrina fundamental del existencialismo y sus motivos de fondo


Por: P. Alfonso Aguilar | Fuente: Catholic.net



Tema 6.6 El existencialismo

Objetivos
1. Conocer la doctrina fundamental del existencialismo y sus motivos de fondo
2. Apreciar y aprender las exigencias positivas que tiene.
3. Mostrar críticamente sus deficiencias en relación con la teoría del conocimiento.


A. Información histórica

Varios filósofos reaccionan contra la visión excesivamente abstracta y alejada del mundo real de la filosofía hegeliana. Su mayor crítico es el filósofo danés Søren Kierkegaard (1813-55), que defiende el carácter irreductible de lo específico de la realidad humana frente a las leyes de la razón. Se convierte, así, en el padre espiritual del existencialismo moderno: un movimiento filosófico y cultural que surge en Alemania en 1919 en conexión con el «renacimiento kierkegaardiano» y que tuvo un enorme éxito en el ambiente de crisis y perturbación de la Europa de la segunda postguerra.

El término «existencialismo» abarca una gran variedad de visiones del mundo, muchas de ellas en conflicto violento entre sí. Hay existencialistas declaradamente cristianos como Kierkegaard, Gabriel Marcel (1889-1973), Niccolá Abbagnano (1901-1990), Nicolaj Berdyayev (1874-1948); otros explícitamente ateos, como Jean-Paul Sartre (1905-80), Albert Camus (1913-60), Maurice Merleau-Ponty (1908-61). Entre los máximos representantes de esta corriente, además de los autores citados, se encuentran Martin Heidegger (1889-1976) y Karl Jaspers (1883-1969). Otras movimientos que reinterpretan el pensamiento existencialista a su modo son: el vitalismo de Henri Bergson (1859-1941), la filosofía de la vida de Miguel de Unamuno (1864-1936), el raciovitalismo de José Ortega y Gassett (1883-1955), la hermenéutica histórica de Wilhelm Dilthey (1833-1911), la fenomenología de Edmund Husserl (1859-1938), Max Scheler (1874-1928), Edith Stein (1891-1942) y Dietrich von Hildebrand (1889-1977), entre otros.


B. Doctrina

El individuo, lo concreto es lo que verdaderamente existe. El hombre no es una cosa más, sino existencia humana: se realiza a sí mismo sólo a través de decisiones personales por las cuales abraza y logra la plenitud de su propio ser. El puesto principal del pensamiento existencialista lo ocupa, pues, la libertad humana, y, por lo mismo, la acción. Nuestra corruptibilidad está enraizada en la trascendencia, en una dependencia de algo o de alguien que pertenece a un mundo superior.

Kierkegaard, por ejemplo, busca guiar a la persona humana a la plenitud de su existencia humana (dasein). ¿Cómo lograrlo? A través de una decisión libre en la cual el hombre toma su destino personal en sus propias manos y a través de la fe por la cual se establece a sí mismo en Dios. A esta decisión le precede la ansiedad (Angst), un sacudir todo lo finito y un experimentar la nada. La fe cristiana obliga a dar este salto. Su singularidad inexplicable crece como paradoja en cuanto que aparece a la humanidad como contradicción.


C. Razones más importantes


1. Reacción contra la despersonalización de los «absolutismos» filosóficos, políticos o sociales

Kierkegaard atacó, en concreto, la filosofía hegeliana que pretende explicar y justificar racionalmente todos los aspectos de la realidad, considerándolas como momentos necesarios del desarrollo del espíritu. El existencialismo se enfrenta contra la aparente carencia de sentido, la degradación y el desprecio de la dignidad humana individual de toda teoría del universal (idealismo alemán, comunismo, fascismo, nazismo, tecnocratismo, masificación de las sociedades desarrolladas...). En efecto, el problema de la existencia humana trasciende la necesidad lógica del universal, ya que pertenece al reino de libertad. Se busca, pues, conferir sentido y dignidad a cada ser humano.

2. Valoración de todo lo concreto, singular, histórico

El existencialismo sospecha de todos los universales idealísticos. Quiere contrapesar la super-conceptualización y super-sistematización que caracteriza buena parte de la filosofía y de la sociedad modernas con una atenta meditación acerca de todo lo que no puede ser categorizable ni sistematizable: el individuo, el ente concreto, la acción irrepetible, la experiencia singular..., que se dan en un tiempo y un espacio particulares.

3. Valoración de la subjetividad humana

La persona humana ocupa el lugar privilegiado en el mundo. Es el único ser libre y, por tanto, no puede ser estudiado a la luz de las categorías que derivan de la realidad externa. El hombre no es una «cosa», algo objetivo. Debido a su libertad, es especial, inobjetivable, inconceptualizable.


D. Exigencias positivas


1. Atención y sensibilidad hacia lo concreto, lo individual, lo personal, la experiencia ordinaria

La realidad, en efecto, no está compuesta simplemente de principios, categorías, leyes, sino también de seres y eventos particulares. El hombre, además, vive su vida de un modo muy personal, lleno de experiencias concretas.

2. Centralidad de la persona humana, de su libertad y de todo lo que favorece al hombre como tal

El existencialismo pone al hombre como punto de partida y de referencia de su interés y pensamiento. Busca el significado de las cosas en relación con el hombre. Enfatiza el carácter inalienable e inobjetivable de la subjetividad humana. Desarrolla, por eso, profundos e interesantes análisis de los estados psicológicos y de las reacciones del hombre en la diversidad de sus situaciones y estados de vida. Advierte sobre los peligos de la despersonalización del hombre implícitos en los totalitarismos, en la tecnocracia, en la masificación social, en la falta de vida interior y de libertad que promueve la sociedad contemporánea.

3. Interés por las grandes cuestiones de la vida

Frente a la banalidad, mediocridad, superficialidad de muchas filosofías y tendencias culturales, el existencialismo busca dar un sentido profundo a la vida. Se fija, por lo mismo, en los grandes problemas e interrogantes de la vida humana: el dolor, la muerte, el futuro de la sociedad, la corporalidad del hombre, la trascendencia...

4. Atención a lo espiritual y apertura a la trascendencia

Normalmente el existencialismo pone énfasis en los valores y realidades espirituales en contraposición al materialismo filosófico y social. Muchos autores reconocen que hay algo trascendente que explica el misterio de la persona humana. Para algunos de ellos la fe (cristiana) es lo más importante.


E. Deficiencias estructurales y refutación del existencialismo


1. Tendencia al subjetivismo

Dado que sólo el individuo cuenta, se corre el peligro de convertir la subjetividad en subjetivismo, es decir, en un modo de explicar la vida en términos exclusivamente personales, individuales, sin ninguna relación con criterios y valores objetivos, universales, y sin referencia a la comunidad humana y al mundo.

2. Tendencia al irracionalismo: sospecha de todos los conceptos universales y de la razón misma

Lo irracional aparece sólo en las relaciones existenciales. Por eso cabe el peligro de hacer evaporar la realidad objetiva de las cosas en lo meramente existencial humano, como si ella «fuera» sólo en la medida que el hombre la proyecta como manifestación de su «existencia humana». Por otro lado, el rechazo de todo sistema tiende a negar la capacidad humana de conocer esencias o aspectos universales, incluso del hombre mismo.


Conclusión

En contraposición a los totalitarismos ideológicos, el existencialismo defiende el carácter irreductible, inefable, de la persona humana, que se realiza a sí mismo por medio de su libertad. Reacciona por eso contra toda tendencia a la despersonalización y se focaliza en lo concreto y en la dignidad de cada ser humano con atención preferencial por las grandes cuestiones de la vida, por lo espiritual y trascendente. Tiende, sin embargo, al subjetivismo (a considerar todo en función exclusiva del individuo) y al irracionalismo (incapacidad de la razón humana de conocer lo universal y objetivo).



Términos claves

Existencialismo: filosofía que busca un apasionado retorno del individuo a su propia libertad para que, en el desarrollo de su existencia humana, pueda extraer el significado de su ser.

Irracionalismo: doctrina filosófica que sostiene que la realidad es el producto de un principio no racional y que niega por lo mismo la posibilidad de ser reconducida a formas o conceptos racionales.


Autoevaluación

1. ¿Cómo surge el existencialismo en el siglo XX y qué autores más importantes pertenecen a este movimiento filosófico?
2. ¿Cuál es la idea central del existencialismo?
3. ¿Contra qué reacciona esta corriente de pensamiento?
4. ¿Qué motivos positivos más importantes llevan a ciertos pensadores a abrazar el existencialismo?
5. ¿Qué podemos aprender del existencialismo?
6. ¿Cuáles son sus deficiencias estructurales principales?


Participación en el foro

1. ¿Qué relación encuentra entre estas tres nociones: individuo-persona humana-libertad? ¿En qué sentido estas nociones contradicen al idealismo o al totalitarismo o a la masificación de la gente?



Si deseas participar en el foro da un click
<a href="http://www.foros.catholic.net/viewtopic.php?p=689850#689850
=" _blank"="">Foro Tema 6.6: El Existencialismo

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |