Menu


Abrirnos a la luz de Jesús, ver su luz en el prójimo
Ángelus del Papa Francisco, 25 de febrero de 2024.


Por: Patricia Ynestroza | Fuente: Vatican News



En este segundo domingo de Cuaresma, Francisco hace su reflexión al Evangelio del Día, sobre el episodio de la Transfiguración de Jesús, pidiendo a cada uno que no apartemos nunca los ojos de la luz de Jesús, porque esto es lo que estamos llamados a hacer los cristianos en el camino de la vida.

Abrirnos a la luz de Jesús

“¡Abrámonos a la luz de Jesús! Él es amor y vida sin fin. A lo largo de los caminos de la existencia, a veces tortuosos, busquemos su rostro, lleno de misericordia, de fidelidad, de esperanza”, dijo Francisco.

Para mantener los ojos siempre ante el rostro resplandeciente de Cristo debemos apoyarnos a la oración, la escucha de la Palabra, los Sacramentos que "nos ayudan a mantener la mirada fija en Jesús".

Nuestro propósito en la Cuaresma



Es este el consejo que nos da Francisco en este tiempo: cultivar miradas abiertas, convertirnos en "buscadores de luz", buscadores de la luz de Jesús en la oración y en las personas.

Y concluye su reflexión preguntando si en nuestro camino, mantenemos la mirada fija en Cristo que nos acompaña; y al hacerlo, Francisco pregunta si dejamos espacio para el silencio, la oración, la adoración, si buscamos cada pequeño rayo de luz de Jesús, que se refleja en cada uno de nosotros y en cada hermano y hermana que encontramos, ¿Y me acuerdo de dar gracias al Señor por ello?







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |