Menu



16 de febrero de 2023

"No hay cristianos 'A' y 'B', todos somos hijos del único Padre"
El Pontífice recibe en la Sala Clementina a los participantes en la Convención del Servicio para la Promoción del Apoyo Económico.


Por: Mireia Bonilla | Fuente: Vatican News



“Aportáis la riqueza de vuestras Iglesias y la responsabilidad de un servicio que postra sus raíces en la primera comunidad cristiana”. Con estas palabras, esta mañana Francisco ha recibido en audiencia a los participantes en la Convención del Servicio para la Promoción del Apoyo Económico a la Iglesia Católica, procedentes de los distintos territorios de Italia. A ellos, el Papa les ha dicho que “la fe en Cristo se traduce en vida y en opciones concretas” y les recuerda como la comunidad apostólica comienza a transformar el mundo a partir del nuevo estilo de vida basado en el Evangelio: “Todos participan, según sus talentos y también con sus bienes, en esta "revolución evangélica", que hace visible a todos el amor enseñado y entregado por Jesús”.

Desde entonces, las condiciones históricas de la humanidad “han cambiado mucho” – dice el Papa – “pero esta dinámica, gracias a Dios, sigue presente e incisiva en la vida de la Iglesia y, a través de ella, en la sociedad”. De hecho – insiste – “ha inspirado el actual sistema de apoyo económico a la Iglesia en Italia, que ustedes llaman Sovvenire y que puede resumirse en dos palabras: corresponsabilidad y participación”.

Corresponsabilidad

Para el Papa, ser miembros del Cuerpo de Cristo nos une indisolublemente al Señor y, al mismo tiempo, a los demás. Francisco recuerda que, en la Iglesia, “nadie debe ser un mero espectador o, peor aún, estar al margen” ¡no! sino que “todos deben sentirse parte activa de una gran familia”.

“La corresponsabilidad es lo contrario de la indiferencia, así como del "sálvese quien pueda"; es el antídoto contra toda forma de discriminación, contra la tendencia a querer sobresalir a toda costa, a mirar sólo por uno mismo y no por los que nos rodean” continúa y hace hincapié en que “los cristianos se apoyan mutuamente, los que son más fuertes apoyan a los más débiles” o al menos “debería de ser así” dice y esto significa “amar, ser comunidad y compartir lo que se tiene, incluso los bienes materiales y el dinero, para que a nadie le falte el justo sustento”.



“La indiferencia creo que es la enfermedad más fea que podemos tener”

“He mencionado de pasada la palabra "indiferencia". Creo que es la enfermedad más fea que podemos tener: volvernos indiferentes, asépticos ante los problemas de los demás, como aquellos dos clérigos que pasaron de largo ante el pobre hombre herido por los ladrones”. Francisco ha recordado a los participantes de la CEI que  la indiferencia es eso: “mirar pero no ver y no querer ver”.

Participación

Después el Papa explica el segundo termino: “participación”, es decir, “implicación”. “Como he dicho en otras ocasiones, no se puede "balconear", quedarse en la ventana y ver pasar la vida. Hay que tomar la iniciativa, arriesgarse, caminar, encontrarse. Sólo así pueden crecer comunidades con rostro de madre y estilo de fraternidad efectiva, donde todos tengan "un solo corazón y una sola alma" y todo sea común entre ellos” asegura el Papa.

“No hay cristianos "A" y "B", todos somos hijos del único Padre, hermanos y hermanase”



El Papa lo dice claro: “En la Revelación de Jesús no hay cristianos "A" y "B", todos somos hijos del único Padre, hermanos y hermanas” y pide mirar “el proceso sinodal que está en camino, el cual está poniendo de manifiesto esta conciencia generalizada y necesaria de dejar de lado ciertos modelos equivocados que tienden a dividir nuestras comunidades”. Francisco también pide mirar a la Iglesia de los orígenes y evangelizar juntos y con alegría, pues “sólo juntos, en la armonía de la diversidad, podemos dar testimonio de la belleza del amor que libera, que se da, que permite salir de las dinámicas negativas del egoísmo, de los conflictos y de las oposiciones”.

Comunión

Francisco añade una tercera palabra: comunión. “La corresponsabilidad y la participación construyen y sostienen la comunión; a su vez, ésta motiva e impulsa a participar y a ser corresponsable” explica y les recuerda que precisamente esto lo están experimentando en estos dos primeros años del Camino sinodal dedicado a la escucha. “Si falta la comunión, se pierde la motivación y se alimenta la burocracia” agrega.

Por tanto, el Papa recuerda a los participantes de la CEI que sus pilares son: “corresponsabilidad, comunión y participación” y explica que no de forma casual recuerdan las palabras clave del Señor: “comunión, participación, misión”. “El término "misión” nos recuerda que todo en la Iglesia es para la misión; incluso vuestro servicio, incluso el Sovvenire, es para apoyar a las comunidades misioneras”.







Compartir en Google+
También te puede interesar





Reportar anuncio inapropiado |