Menu


Dale sentido a la Navidad
Una vez que dejes entrar a Jesús en tu corazón, lo vas a amar.


Por: Lilian del Carmen Cerecedo Beaumont G. | Fuente: Semanario Alégrate



Estamos a días de celebrar la Navidad. Seguramente ya celebraste reuniones con los amigos para dar los buenos deseos, también puedes notar que los lugares públicos lucen preciosamente decorados, luces por aquí y por allá, en las escuelas los festivales de los niños están por marcar el fin de esta primera mitad del ciclo escolar. Es más, me atrevo a pensar que ya tienes listos los regalos para la familia y seres queridos, eso sin dejar atrás el tan esperado menú de Nochebuena.

Todo lo anterior, son tradiciones que nos dan momentos de alegría y gozo, son instantes que al ser en compañía de la familia y amigos queridos, se quedan grabados en nuestra memoria. Pero justamente eso son, instantes, que sin duda cada que los recuerdes te van a sacar una sonrisa. Lamentablemente, estos momentos tal y como su nombre lo dice son periodos cortos de tiempo, que en un abrir y cerrar de ojos ya pasaron y terminaron. Yo hoy te quiero proponer celebrar una Navidad que deje grabado en tu corazón la alegría que produce recibir a Jesús, una alegría que te será eterna.

¡Corazones a la obra!

¡Oración, oración y más oración! Jesús te está esperando, solo tienes que buscar un espacio en donde puedes dirigirte a Él como lo que es! Nuestro amigo, no necesitas palabras rebuscadas ni métodos extraordinarios, a Jesús lo encuentras a toda hora y en todo lugar. Ayuda, buscar un rato de soledad y en silencio, para dirigirte a Él y decirle que lo quieres recibir en tu corazón esta Navidad, que lo quieres sentir y que estás listo.

¡Confiésate! Jesús no busca a que estés cerca de Él por ser el más bueno o caritativo, Él quiere que tu conversión sea de la mano de Él. Date cuenta, María Magdalena con un pasado turbio lo acompaño los años en los que estuvo predicando y haciendo milagros, Pedro antes llamado Simón, era un pescador que no tenía buena reputación entre los habitantes de aquella región, y Mateo era un temido y odiado ¡recaudador de impuestos! Todos fueron elegidos por Jesús para que lo acompañaran en su camino. ¿Lo ves? Jesús te ama por lo que puedes llegar a ser no por lo que fuiste, hiciste o dejaste de hacer.



¡Haz caridad! Hay muchas personas que no tienen recursos para poder celebrar la Nochebuena en familia, solo basta con salir a la calle y te darás cuenta de ello, acércate a uno de ellos y ofréceles ayuda para que puedan celebrar su Nochebuena. No te distraigas por los comentarios: ¡que se pongan a trabajar en vez de pedir!, ¡se cuelgan al niño para dar lástima!, ¡imposible poder ayudar a todas las personas en situación de calle! Haz lo propio y da, da, da sin pensarlo.

En esta temporada los fríos son extremos, hay cientos, miles de personas que pasan frío y no tienen con que taparse, hay varias instituciones que reciben ropa y cobijas para dar a los más desfavorecidos. También aquello que vayas a regalar te sugiero traerlo a la mano para que en cuanto veas alguien que lo necesite se lo des sin pensarlo.

¡Asiste a misa! Busca una iglesia en donde te sientas cómodo, te sugiero llegar temprano para que puedas tener un buen lugar y sentado. Evita los distractores como el teléfono y pensamientos. Entre más atención pongas a la misa, más vas a entender el mensaje y más te va a gustar.

¡¡¡ADVERTENCIA!!! Una vez que dejes entrar a Jesús en tu corazón, lo vas a amar y entre más lo conoces más lo amarás. Jesús te ama y solo espera tu Si para entrar en tu corazón.









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |