Menu

Capitulo II. El sexo coyugal sin tabues
Es difícil imaginarse un matrimonio feliz sin un diálogo sobre su vida sexual


Por: Frayle Ksawery Knotz | Fuente: El "Kama Sutra" católico



Capítulo II. El sexo coyugal sin tabúes

El acto sexual puede ser comparado con la danza. Cada pareja, de a poco, descubre sus reacciones, sus condicionamientos biólogicos y psicológicos individuales. Unas parejas se sienten magníficamente bailando un vals, otras aman el rock and roll y otras el fogoso samba.

Algo similar ocurre en el lecho conyugal: cada pareja tiene su propia danza, única en su especie, parecida a otras sólo en apariencia. La irrepetibilidad es la característica de cada matrimonio. Sólo ese varón concreto y esa mujer concreta están enamorados entre sí. Sólo en la persona amada se advierte la belleza que otro a lo mejor no advierte. Ese mismo punto de vista también es necesario en la esfera sexual.

Lo importante es que las personas que se aman se sientan bien, que se sientan felices, amadas. Cuando la gente tiene que estar del modo más íntimo, no pueden imitar o compararse con otros. Es necesario recordarlo muy particularmente en un mundo que a través de los medios de comunicación impone modelos que poco tienen que ver con la realidad de la vida humana. Tratar de introducirlos a la propia vida es solo exponerse a la desilusión.

Por eso es tan importante que los esposos, ante todo, se escuchen a sí mismos (sus deseos y necesidades, las reacciones de sus cuerpos) y juntos busquen las formas de expresión de su amor; las que los ayuden a consolidar el lazo conyugal, las más adecuadas, cómodas, que les ofrezcan la mayor riqueza de las vivencias sexuales y que mejor se adapten a las expectativas de ambos. 30

Es difícil imaginarse un matrimonio feliz sin un diálogo sobre su vida sexual. Por eso es tan importante que los esposos se informen mutuamente sobre lo que les gusta y lo que no en la relación sexual.

El diálogo sobre temas íntimos a menudo suele estar entorpecido por las erradas creencias acerca de masculinidad y feminidad, las que sugieren que el varón siempre debe saber lo que brinda más placer a la mujer, y ésta debe esperar hasta que él caiga en la cuenta de qué es lo que más le gusta. Es necesario tratar la búsqueda de la relación sexual más satisfactoria para ambas partes como el camino imprescindible en la conquista de la experiencia compartida en el arte amatorio. Los errores y fracasos no pueden achacarse a la responsabilidad moral.

1.Comencemos por la ternura

En la vida cotidiana tenemos mucha prisa, nos falta el tiempo, solucionamos muchas cosas a la carrera. Cuando tenemos hambre, compramos apresuradamente una hamburguesa en un lugar de comidas rápidas y seguimos corriendo. Sin embargo, en una boda, en una recepción de Primera Comunión, en el festejo de un cumpleaños ni se nos pasa por la mente pedir esa clase de comida.

Celebramos los momentos solemnes preparando platos bastante más especiales. La comida se convierte en una celebración, en un acontecimiento festivo, en una ocasión de encuentro, en un tiempo de diálogo. En esa clase de eventos nadie tiene prisa. Concurriendo a ellos destinamos por lo menos varias horas para estar con familiares o amigos.

Algo similar sucede con el amor. En algún momento hay que detenerse, darse el tiempo para estar con el otro, comprometerse en la construcción de la relación con la persona amada. Esto es pertinente sobre todo en la convivencia sexual. Con demasiada frecuencia los esposos no tienen tiempo para celebrar su amor, no cuidan que esos momentos sean de verdad únicos. Más de una vez la vida exige prisa, sobre todo cuando los hijos son pequeños, pero a pesar del cansancio y la falta de tiempo, cada tanto es necesario pensar sobre la verdadera celebración del sacramento del matrimonio, oficiar el banquete del amor. Vale la pena ocuparse del ambiente, la lencería adecuada, los aceites corporales, los perfumes… Entonces el acto conyugal puede convertirse en una particular celebración del sacramento del matrimonio. 31

El comienzo de la celebración del encuentro conyugal incluye expresiones de ternura, besos, masajes, caricias sexuales, que actúan sobre la armonía emocional de los esposos y la conciencia del vínculo erótico. 32


El fin inmediato de esas conductas no es despertar rápidamente la excitación, sino reforzar el sentimiento del amor a través de la creación de una atmósfera de intimidad, confianza y calor emocional que ayude a vencer la vergüenza, el temor y la inseguridad. 33


Los besos depositados sobre el cuerpo de la persona amada significan respeto, homenaje, adoración, también comunión; son un signo de paz. 34
“La caricia es la celebración del cuerpo del cónyuge” 35
que serena, tranquiliza, acerca, llama. Le expresa a la otra persona la ternura que es intención de armonía. Es un signo de paz que con delicadeza toca el cuerpo de la persona amada. 36

Un lapso de caricias demasiado corto " no asegurará la creación de la conciencia del vínculo conyugal".37


En el hombre la eyaculación es acompañada por un placer “automático”. Por eso, por naturaleza, quiere mantener relaciones lo más frecuentemente posible. En la mujer, asumir la convivencia sexual y el riesgo asociado a un posible embarazo en muchos casos no resulta “automáticamente” premiado por la naturaleza con una fuerte vivencia de placer. En muchas ocasiones, se decide a mantener una relación sexual más por amor a su esposo que por propia necesidad. Por eso es importante que durante la relación el marido trate de de agradecer a su mujer la entrega, el esfuerzo y el riesgo. El esposo debería tratar especialmente que durante el acto sexual la mujer viva una gratificante proximidad emocional y un placer sexual. En muchos casos esos sucede solo cuando el acto sexual es acompañado de otros cuidados por parte del esposo, comenzando por la creación de un clima de seguridad y ternura a través de caricias de los lugares erogenous preferidos por ella, y finalizando por la estimulación del clitoris. Son elementos importantes del ars armandi de los esposos católicos.

2.Caricias permitidas y no permitidas


Cuando los esposos comienzan a acariciarse con la intención de llevar a cabo un acto sexual pleno (la eyaculación del semen es los órganos reproductivos de la mujer), entonces cada conducta (clases de caricias, posiciones secuales) que tiene como fin la excitación está permitida y es grata a Dios. Durante el acto, los esposos pueden demostrarse amor de todos los modos, pueden brindarse incluso las caricias más rebuscadas. Pueden recurrir la estimulación manual u oral.

No hay justificación religiosa ni indicaciones precisas que definan qué gestos y caricias son permitidas y cuáles no deberían incluirse dentro del acto sexual. Hay conductas que son convenientes para un matrimonio pero no para otro. Tal como unos prefieren la cocina italiana y otros la china. En este caso, lo único importante es la percepción de los esposos, su sensación de unidad y comprensión mutual. Los intentos de establecerse límites en las expresiones de amor y la exclusion arbitraria de algunos modos de vivir el placer no ayudan en nada a los esposos y sólo los frenan psicológicamente, despiertan dudas en la vida sexual, temor e inquietud moral y , en algunos casos, incluso la frialdad sexual.

El fin de la ética católica no es la regulación escrupulosa y metódica de la vida sexual de los esposos, que es una realidad dinámica y diversa. Acentuando el cuidado del acto sexual completo, les permite ser conscientes de que sólo una total unidad en el cuerpo da la posibilidad de crecer en la unión de los corazones y las almas. La dirección está claramente señalada. Proporciona a los esposos una orientación importante para que tengan una vida sexual plena lo más frecuente posible y, con tal intención (puede que no siempre tengan éxito), recurran a las caricias más estimulantes.

El Magisterio de la Iglesia no se pronuncia acerca de cuestiones tan específicas como el límite de las caricias durante el juego previo. Las declaraciones en las que ha sido involucrada la autoridad papal se refieren sólo indirectamente a este tema; por ejemplo, cuando se habla sobre el permiso para buscar el placer en virtud de la voluntad del Creador, pero sin definir de qué modo los esposos pueden realizar ese deseo. En esas situaciones, cuando no hay un pronunciamiento vinculante del Magisterio, las opiniones morales dependen en gran parte de la sensibilidad personal, el saber, las percepciones estéticas, la educación.


Pero las enseñanzas de la Iglesia no son universalmente conocidas y por eso a menudo los esposos católicos se preguntan si el sexo oral (del latín oralis; os, oris: labios) durante el juego previo es moralmente admisible. Las dudas con frecuencia se originan en que tal forma de caricias está propagada por la pornografía, que de este modo trata de atraer a la clientela. En ese contexto aparece como una clase de sexo rebuscado, carente de amor, y del cual los esposos toman distancia. Pero el clima de una página pornográfica no es el clima del amor conyugal. No se puede equiparar estas dos realidades ni mezclarlas en base a asociaciones directas.

La excitación de los órganos sexuales exteriores con la ayuda de los labios o de la lengua como elemento del juego previo es moralmente admisible y no se debe buscar pecado en tales conductas. Las enseñanzas de la Iglesia caerían en contradicción si afirmaran que algunas partes del cuerpo de la persona amada, como los labios, las manos, los pechos, los muslos o las nalgas pueden acariciarse y besarse, y otras (por ejemplo, los órganos sexuales) no pueden ser besadas, acariciadas, tocadas; que pertenecen a otra categoría y no pueden ser amadas del mismo modo, y que no se puede obtener placer de tales caricias. ¿Cómo es esto en la práctica? Hay matrimonios que no quieren esas caricias, pero hay otros a los que les gustan mucho. Los varones experimentan un gran placer cuando son excitados en forma oral por las mujeres. Aprecian el compromiso de sus esposas.

Tampoco tienen resistencias para excitar de ese modo a las mujeres, a menudo incluso lo desean. Las reacciones de las mujeres son más diversas. Hay mujeres a las que no les gusta para nada excitar así a los varones. Algunas sienten repugnancia, otras se sienten humilladas. Muchas mujeres aceptan de buena gana tales caricias de su esposo y las disfrutan. Cierto grupo de mujeres se excita sólo de ese modo y así comienza la relación de buena gana. Algunos esposos descubren que esa clase de caricias los ayudan a aumentar la frecuencia de la convivencia sexual durante el período infertil y comienzan a practicarlo, cuando después del período de abstinencia ya están sexualmente satisfechos y pueden prolongar el juego previo.

Sin embargo, hay que subrayar que esas caricias de los genitales pertenecen a los modos más íntimos de contacto. En ese caso, lo más importante es la justificación de las sensaciones de ambas partes y la aceptación mutua para asumirlas. La profunda intimidad y especifidad de esas caricias exige un diálogo conyugal. Los esposos deberían saber qué sienten en esos momentos. Cuanto más íntimas sean las caricias que asuman, tanto más necesaria será la delicadeza, la percepción del momento oportuno, la sensibilidad.


3.El orgasmo no lo es todo

Durante el juego previo los esposos potencian mutuamente su placer. Con esa finalidad deberian conocer sus zonas erógenas, que al ser acariciadas producen más placer: “hasta que ambos, sucesivamente o al mismo tiempo, llegan al excitante momento en el que se pierden, cuando sus cuerpos se entrelazan (…) Descubren que han sido llamados desde lo profundo de la soledad para llenarse de la otra persona y convertirse en una totalidad (…) Descubren que su existencia corporal ha sido llamada al encuentro por otra persona que les importa.” 38

La cultura consumista promueve el orgasmo como la culminación del acto sexual. Mirando al acto sexual desde el ángulo del placer, considera que el orgasmo es el momento más importante del intercambio sexual. Es un punto de vista erróneo. El momento más significativo y culminante es el momento de la penetración en la vagina de la mujer. Es el momento de la unión, de ser “una sola carne” no sólo en el sentido de la mayor proximidad física, sino también de la unidad psicológica y espiritual. Es importante que los esposos sean conscientes del peso de ese momento y quieran permanecer el mayor tiempo posible en esa unión. El momento en el cual el miembro se introduce en la vagina produce la sensación de estar juntos, la alegría del encuentro; tiene el mayor significado para renovar y profundizar el vínculo marital. El sacramento del matrimonio permite descubrir lo que es más importante. La finalidad de la convivencia sexual no es sólo el placer, sino algo mucho más duradero: la construcción del vínculo, la vivencia de la unidad en el encuentro íntimo de dos personas que se aman.

En el cuerpo de la mujer, el varón encuentra una especie de hogar, se sumerge en un lugar cálido y acogedor. La mujer, recibiendo al varón, abrigándolo como sólo ella puede hacerlo, se siente plena. En sus brazos, el varón experimenta la feminidad, la mujer percibe la masculinidad. 39
Precisamente así se crea la unidad.
Una excesiva concentración sobre el aspecto fisiológico de la convivencia sexual empequeñece sus elementos más importantes. Lograr el orgasmo no es la pauta para evaluar la calidad de la comunicación interpersonal. El orgasmo es una experiencia que acompaña el encuentro, lo completa, se enraíza en el cuerpo, “da fuerza expresiva a una experiencia más profunda y total, como es la unión de los corazones”. 40

Este modo de pensar es particularmente importante para las mujeres, cuya vivencia del orgasmo depende de varios factores: la edad (muchas esposas jóvenes se preocupan inútilmente por su falta, sin saber que la mujer alcanza la madurez sexual más tarde que el varón), el estado de salud, las preocupaciones laborales o domésticas, la relación con el marido, la tranquilidad de conciencia… Es muy importante tener una mirada positiva y afirmativa sobre la sexualidad, el cuerpo, la feminidad… Es preciso recordar que hay mujeres que durante el acto sexual no experimentan un especial placer, pero igual se sienten felices y encuentran gran alegría en la intimidad, en la sensación de seguridad, en el amor.

El varón debería recordar que el principal criterio que confirma su masculinidad no es sólo conducir a su esposa al orgasmo, sino expresarle el amor, ser capaz de establecer una profunda relación espiritual y psicológica; o sea, una unión más plena con ella. Cuando adore a su esposa, la cuide, entonces le facilitará el desarrollo sexual.

Concentrarse ante todo en el encuentro con otra persona a menudo permite resolver muchos problemas, desarrolla la sexualidad de la mujer y espiritualiza al varón. Centrar la atención en el logro del orgasmo y, en base a su intensidad, evaluar la calidad de la relación, priva a la mujer y al varón de la apertura a las experiencias espirituales y psicológicas del encuentro con la persona amada. Paradójicamente, se les escamotea lo que más desean física y emocionalmente: la entrega mutua. " Esa entrega le produce a ella estremecimientos de emoción, y eso es precisamente la fuente de las exaltaciones (...) La intimidad, el encuentro con otro, la progresiva y excitante proximidad (que no se sabe hacia dónde conduce), la autoafirmación del yo y su entrega a la otra persona, todo eso graba en la memoria la vivencia sexual. 41


4.Entre la pasión y el deseo

A menudo confundimos el concepto “pasión” con el concepto “deseo carnal”. Corrientemente los dos conceptos se usan de forma indistinta. Pero en la Iglesia, desde los tiempos de San Agustín, se entiende que el deseo carnal está relacionado con el pecado original. Por eso, en el terreno de la Iglesia hay que tener cuidado de no utilizar los dos conceptos como sinónimos, ya que tienen significados por completo diferentes.

El placer sexual acompaña el encuentro de los esposos que se aman. Dios, quien creó el placer sexual, acepta plenamente esa sensación humana, permite que se goce durante el acto conyugal. "El mismo Creador, (…) ha dispuesto también que en aquella función los cónyuge experimenten un placer y una felicidad en el cuerpo y en el espíritu". Los cónyuges, pues, al buscar y gozar este placer no hacen nada malo. Aceptan lo que el Creador les ha destinado. 42


El placer sexual no puede ser tratado sólo como cualquier reacción del cuerpo, separada de una vivencia de alegría espiritual. El hombre como ser físico- espiritual no vivencia sólo el placer físico, sino al mismo tiempo un placer psíquico (satisfacción, alegría, proximidad, intimidad) y espiritual (felicidad, sentido, contacto con Dios). Pore so el placer sexual no puede ser tratado sólo como cualquier reacción del cuerpo, sino también como una manifestación y, al mismo tiempo, una intuición del encuentro que se produce en los niveles más espirituales de los esposos que se aman. 43

La búsqueda del placer no es sólo un deseo de intensidad cada vez mayor, sino también de un amor más profundo, del cumplimiento último, la búsqueda oculta cuyo límite es el infinito. Bajo el influjo de la gracia de Dios, la pasión se convierte en el hálito carnal del alma que abarca el nivel corporal del ser humano. 44


La intención del Evangelio es precisamente que el acto conyugal se viva como totalidad. La devolución de toda la dignidad al acto sexual se realiza mediante el descubrimiento de que es signo del verdadero y duradero amor de las personas, y no sólo la expresión del deseo por un cuerpo humano. 45
Por tanto, el placer de la convivencia sexual tiene un hermoso rol que desempeñar, pero sólo cuando se lo comparte, se lo da a la otra persona; cuando es vivido en diálogo, en comunión con ella. Si la convivencia sexual se dirige a la creación de tan profunda relación entre las personas, de un vínculo de amor verdadero, entonces el placer que sentirán los esposos se identifica con el bien creado. Se les aparece como magnífica y deseada, y así será en realidad. 46
Es ésta la comprensión que conduce al hombre al encuentro con Dios. El misterio del amor de los esposos cristianos trasciende las vivencias de los sentidos.

Es muy importante el estado del músculo de Kegel para que la mujer alcanze el orgasmo. La ausencia del orgasmo muchas veces está asociada a su debilitamiento. Cuando la parte superior del músculo no está suficientemente desarrollada, la mujer no siente satifacción sexual. Unos simple ejercicios para "subirlo",como se hace cuando se quiere contener el chorro de orina, pueden cambiar la situación. (Cfr. I. Trobisch, La dicha de ser mujer, Unilit.)

En cambio, en el lenguaje teológico el concepto “deseo carnal” describe un estado del corazón, de las más profundas esferas espirituales del ser humano. Se manifiesta exteriormente también a través del cuerpo como expresiones de soberbia, avaricia, envidia, lujuria. El deseo carnal es fuente de pecados que destruyen la unidad, el amor, la armonía entre las personas. Tratar el placer sexual como manifestación de una naturaleza pecadora, confundir las decisiones humanas, de las que hay que hacerse cargo, con las reacciones del cuerpo humano no tiene nada que ver con el catolicismo. Es como culpar al ojo por la decision de mirar pornografía y no advertir que gracias ese mismo ojo se puede admirar la belleza de persona amada. Cuando no se ve con claridad que el bien o el mal fluyen del corazón humano, y que luego se manifiestan en el exterior, entonces se cae en la herjía del mnaiqueísmo, que culpa de todo al cuerpo humano.

La pasión en el lecho conyugal no puede ser entendida negativamente como un brutal deseo carnal que embota el entendimiento, anula la capacidad del hombre para elegir el bien y degrada el acto sexual al nivel de una reacción puramente biológica, que nada tiene en común con los asuntos del espíritu. 47
Tal modo de comprender la pasión a veces es propia de personas que han tenido problemas sexuales; por ejemplo, han luchado larga e infructuosamente contra la adicción a la masturbación o han practicado sexo sin amor. Luego el sexo se codifica en sus mentes como algo sucio, que conduce a la adicción, o a la explotación, que es una realidad peligrosa. A pesar de que trabajan sobre sí mismos y cambian sus conductas, siguen pensando en dominar los deseos destructivos y no en el amor, la entrega, la algería por el don de Dios que los acercaría a la otra persona. Temen que el mal que ya no quieren vuelv a triunfar sobre ellos. Esta vision, característica de las personas que "recobran la sobriedad", es un obstáculo para el descubrimiento de los niveles superiores de la experiencia sexual. Es apenas una etapa en el camino hacia la libertad, hacia una vida verdaderamente Cristiana.

Las personas "puras de corazón" viven con mucha más desenvoltura la intimidad y la pasión como un don de Dios. La ven como un gran valor que "golpea al hombre tan fuerte, que lo desencaja del ritmo normal de vida, en cierto sentido le hace perder pie abandonando (…) la serenidad de la valoración y la frialdad de la decision". Sin embargo, el efecto de ese estado no es la desparición del entendimiento; por el contrario, es una excepcional elevación a las regions de la comprensión intuitive, que en absoluto es irracional, sino dotada de una luz suprarracional. Esta manera superior de desencajar al espíritu de su estado normal no es contradictoria con el entendimiento, puesto que no solo no oscurece a nuestro espíritu, sino que por el contrario, lo ilumina plenamente. Sin embargo, es un hecho que los asuntos cotidianos pasan a un plano más lejano, cediéndole el lugar a una gran emoción sin intermediarios. Dicho éxtasis, en el sentido más amplio de la palabra, se opone en esencia a cualquier limitación o vulneración de nuestra libertad. (…) Este éxtasis, por su carácter de don gratuito, es una elevación a una forma superior de librtad, cuando no solo la voluntad sino tambiénn el corazón dan buenas respuestas. Nos libera de las ataduras que nos sujetan. (…) Somos arrebatados hacia arriba y abrazados por una libertad superior.

En el primer caso, un fuerza nos empuja cada vez más abajo de nuestro nivel de vida habitul; en el otro, somos elevados sobre la cotidianeidad por algo que nos supera. 48


Durante el acto conyugal, el hombre puede alcanzar en el tiempo y en el espacio cierto misterio (misterium) que por un momento lo hace feliz. Hablar sólo de lujuria, de la búsqueda de placer, es una limitación al describir una relación íntima. Reducir el acto sexual a experiencias materiales y biológicas es comparable con la habilidad de leer letras sueltas, pero sin la capacidad de reunirlas en una palabra. Únicamente cuando se sabe leer de corrido se comprende la riqueza de las palabras compuestas por los mismos signos. Esas letras sueltas son palabras como: placer, passion, orgasmo. Sólo cuando se las reúne en la experiencia humana del amor, se llen todas las palabras como: amor, unidad, fidelidad, entrega, encuentro con Dios. 49
“Por lo tanto, la passion no es ni una finalidad ni un medio; es una especie de lenguaje que rebota el sonido que llega desde la profundidad de dos seres que se han elegido y que celebran juntos su unidad.” 50
Restringir el éxtasis a la sola experiencia fisiológica es una reducción de la experiencia humana del amor.

El amor entre los esposos, que se expresa en el acto sexual, hace que la corporalidad del ser humano sea elevada hacia el cielo. El éxtasis asociado con la alegría de la convivencia sexual puede compararse con la felicidad de la vida eterna. Por eso el acto conyugal de los esposos que se aman les permite vislumbrar en qué consiste la dulzura del encuentro con Dios. 51


Más de una vez en la historia se ha querido describir la felicidad del cielo; por ejemplo, se la ha comparado con la atmósfera de exaltación suscitada por el canto de un coro gregoriano. Las personas que se extasiaban con este tipo de música por un momento podían sentirse transportadas a una existencia por completo distinta, mejor. Pero con seguridad no pensaban que en el cielo escucharían permanentemente bella música. Lo mismo sucede con el acto conyugal pleno de amor, que da la oportunidad de comprender la felicidad de la vida eternal. ¿Qué persona no querría vivir con Dios, intensidad del Amor que satura infinitamente el cuerpo humano? Por eso, “en la relación sexual, los esposos comprenden existencialmente con la mayor vivacidad, sienten de modo directo lo magnífico que es ser uno con Dios, con todo el corazón. Esa experiencia (…) es la más perfecta imagen de la unidad con Dios”. 52
La vivencia del acto conyugal les brinda a los esposos un sabor anticipado de la participación en la liturgia celestial.

La felicidad de la futura comunión con Dios es tan grande y magnífica que toda la experiencia humana terrenal dejará de tener valor.

Los esposos cristianos, gracias a la espiritualidad que los aproxima entre sí, pueden gozar de mayor alegría en su vida sexual que el resto de la población. 53
Los cristianos pueden vivir el deleite sexual junto con emociones profundas y espirituales del amor mutuo. 54
El amor da un nuevo sentido a la experiencia del placer y lo libera plenamente.

5.La realización física y espiritual

Durante la convivencia sexual, el varón experimenta muy fácilmente el orgasmo. En cambio, la mujer puede descubrir el placer sexual lentamente. Las sensaciones sexuales en ella se despiertan y crecen de a poco. Cuando la mujer ya está excitada desea experimentar, tal como el varón, un placer total. La sensación de insatisfacción sexual de una mujer excitada es un gran sufrimiento físico y psicológico. La mujer que no ha tenido tiempo de llegar al orgasmo a causa de una relación demasiado breve para ella “puede permitir que el marido la satisfaga de cualquier otro modo”. 55
Sólo después de experimentar un orgasmo la mujer se siente plenamente satisfecha.

El amor del marido por su esposa lo obliga a que después de su propia satisfacción acarice la vulva y el clítoris hasta que ella alcance el orgasmo. El marido perjudica a su esposa si la deja insatisfecha. Algunos varones lo hacen de modo inconsciente, considerando que con el final de su acto también termina el tiempo de actividad sexual de su mujer. La definición masculine del acto sexual es breve: desde el momento de las caricias intensas hasta el logro de la culminación no caben ni los preparativos para el acto de su esposa ni las caricias después de su propia satisfacción.

A la mujer le resulta difícil “comprender que la vivencia del varón tiene determinado principio y final. Para ella, el acto de amor está inscripto en la totalidad de la relación mutua. 56
Por eso, el acto sexual que la mujer realizará por la noche comienza ya desde la mañana (predispuesto por la atmósfera emocional de todo el día) y termina varias horas después de la relación sexual.Cuando la mujer recuerda magníficos momentos de amor, el varón ya está pensando en el siguiente encuentro íntimo.

La sensualidad femenina es diferente de la masculina y no se la puede medir con la vara de la satisfacción masculina. Las vivencias del varón son parecidas al fuego de hojas secas, que de repente estalla en llamas y luego con la misma rapidez se apaga. En cambio, las vivencias de la mujer pueden compararse al carbón encendido. Su esposo debe encender ese fuego con paciencia, con amor. Pero cuando estalla con una llama clara seguirá ardiendo e irradiando calor por mucho tiempo. 57

El amor que los esposos se han demostrado durante el acto sexual influye sobre su vida diaria. Después de una buena relación sexual plena de amor, el mundo les parece más colorido, mejor. El clima de la casa mejora. Los maridos se suavizan, las esposas se tornan más comprensivas y alegres. Los varones observan que tienen más energía, los entusiasma más el trabajo, están listos para enfrentar desafíos que hasta el momento habían pospuesto. Las mujeres que se sienten amadas permanecen unidas a su marido en pensamiento y corazón, se comprometen más vigorosamente en la vida familiar y resuelven los problemas cotidianos con más facilidad; crece su alegría de vivir. 58


La experiencia del acto sexual humano no está totalmente descrita si no se contempla su dimensión espiritual. Al describir esa experiencia es posible concentrarse en los fenómenos fisiológicos (descarga de la tensión sexual) o en sus frutos psicológicos (calma, satisfacción, moderación, vivencia de la intimidad…). Cuando enunciamos las ventajas de la entrega total en el acto conyugal, merece la pena que como católicos advirtamos no sólo la descripción del bienestar físico y psicológico, sino también la gracia de recibir los dones espirituales expuestos en la carta a los Gálatas (5, 22-23): amor, alegría, paz, paciencia, bondad, benevolencia, autodominio. Por el poder del sacramento del matrimonio, el acto sexual se convierte en un gesto de Cristo, a través del cual “el Espíritu Santo acrecienta su presencia en los corazones de los esposos, despierta el amor que empapará toda su existencia terrenal”. 59

Esa profunda paz del corazón, conocida sólo para los esposos cristianos, que los inunda en el momento de la unión espiritual y carnal, es la misma paz que reciben en el encuentro con Cristo durante la oración, en el sacramento de la reconciliación o en la Eucaristía. ¡Es el signo de la llegada de Cristo, en esta ocasión en el sacramento del matrimonio!

La sexualidad vivida como un don de Dios eleva al hombre por encima de sus posibilidades. Entonces se convierte en expresión de amor y como su manifestación tiene un inmenso poder de unidad. 60
Gracias al amor de otro ser humano llega a la conclusion de que existe plenamente y el mundo es su hogar. 61


A la luz de la fe Cristiana es necesario desechar la unilateralidad de la postura temerosa frente a la sexualidad. Los intentos de describir las vivencias relacionadas con la sexualidad mediante un lenguaje que crea desconfianza, intimidación, culpabilidad son contrarios a la fe. 62

A través de tal lenguaje no se trasluce el amor a la sexualidad como don de Dios, como talento evangélico que debe ser multiplicado y no enterrado. 63

El crecimiento del hombre no está dirigido a reprimir el impulso, renunciar a la alegría del sexo o dominar los deseos malignos y destructivos, sino a extraer las sucesivas capas de amor depositadas por Dios en el corazón humano. 64


La promesa del Evangelio respecto a la vida sexual abre anchos horizontes para el amor humano. Reafirma que la energía sexual es una fuerza realmente buena, magnífica y bella que permite vivir tanto el placer, la satisfacción, como la unión espiritual con la persona amada, la alegría de recibirla y entregarse a ella. Las vivencias experimentadas en el cuerpo son dones del Creador. Dios se manifiesta a los esposos a través del Cuerpo de Cristo, en el que reencuentran el sentido del misterio de “ser una sola carne”.


Notas

30
Cfr. T. Turrell, Udreki zakochania (Las penas del amor), Kielce, Jednosc, 2000, pp.54-55

31
Según el Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia de la Lengua: celebrar 1. Tr. Conmemorar, festejar una fecha, un aconcentimiento, 3.tr, Reverenciar, venerar solemnemente con culto público los misterios de la religión y la memoria de sus santos.

32
Cfr. I Starowicz, “Patología kulturowa seksu” (Patología cultural del sexo), en erotyka w aspekcie zdrowia psychicznego (La erótica en la salud psíquica), pp.148-149.

33
Cfr. K. Meissner Y B. Suszka, Nas dwoje i… (Nosotros dos y…), Poznan, fundacja “dlos dla zycia”, 1999, pp. 76-77.

34
Cfr. X. Lacroix, Le corps de l` esprit (El cuerpo del espíritu). París, Du Cerf, 1999, p.64

35
Id., p.61

36
cfr. Ef. Fuchs, Desir et tandresse (Deseo y ternura), París, Labor et Fides, 1999, p.233.

37
Id., p.149.

38
T. Tyrrell, Udreki zakochania (Las penas del amor), op.cit., p.55.

39
J. Eldredge, Salvaje de corazón. Descubramos el secreto del alma masculina, Grupo Nelson, 2003.

40
Cfr. R. Bandelli, Il significato dell` amore (El significado del amor), Turín, 1994, p.129.

41
Cfr. R. May, Amor y Voluntad, Barcelona, Gedisa, 1990

42"> 42
Pio XII, Discurso La cuestión moral de la vida conyugal 29 X 1951; AAS (43) 1951; cfr. Catecismo de la Iglesia católica, 2362.

43
Cfr. M. P. Laroche, Une seule chair (Una sola carne), p.138.

44
Cfr. Id., p.138.

45
Cfr. W. Fijalkowski, Seks okieznany (El sexo dominado), Wroclaw, Ksiegarnia Archidiecezjalna, pp.15-17, 24-25

46
Adoptando una visión integral del hombre (propia del cristianismo), es necesario tener en cuenta tanto la vida espiritual de los esposos, como la satisfacción sexual del cuerpo.

47
Cfr. D, con Hildebrand, El corazón; un análisis de la afectividad humana y divina, Madrid, Ediciones Palabra, 2001.

48
Id. P.57.58

49
Cfr. M. P Laroche, Une seule chair, p.139

50
Id., p. 139.

51
R. Bardelli, Il significato dell` amore, pp. 147-148

52
Cfr. Concilio Vaticano II, Constitución sobre la sagrada liturgia, 8

53
T. Y B. La` Haye, Akt malsenski (El acto conyugal), Pojednanie, Lublin 1991, p.156. Los autores de este libro citan los datos de una encuesta. En los comentarios apareció la afirmación de que “una aproximación positiva, y religiosa al placer sexual que relaciona la convivencia conyugal con la felicidad matrimonial es fuertemente percibida por las mujeres, para las cuales la autoridad religiosa sigue teniendo poder de sanción en sus vidas”; A. I. R. Levin, Sexual Pleasure; The Surprising Preferences in 100 000 Women, Redbook 145 (Septiembre, 1975), p.53.

54
Cfr. D. Hildebrand, Serce (El corazón), p.31.

55
A. Kokoszka, Moralnosé zycia malzenskiego (La moral de la vida conyugal), Tarnow 1997, p.137. La recomendación de estimular el clítoris después de la relación sexual tiene en cuenta la salud psíquica de las mujeres que, como relutado de no descargar la tensión sexual después de una relación, pueden sufrir alteraciones nerviosas. Si la vagina está irrigada en exceso y las tensiones de los músculos de la pelvis se prolongan en el tiempo, también repercuten en la salud física. Pueden producir cambios orgánicos en el aparato genitl; es decir, degeneraciones e inflamaciones en la zona de ovarios, trompas, útero, vagina y los tejidos que la rodean. Cfr. K, Imielinski, Seksiatria, Patología seksualna (Sexiastría. Patología sexual), p.69.

56
P. M Wolochowitz, Seks po chrzescijansku (El sexo cristiano). Kernes Plus, Varsovia 1997, p.65.

57
I. Trobisch, La dicha de ser mujer, Editorial Unilit.

58
Cfr. Id., p.65

59
Cfr. R, Bardelli, Il significato dell` amore, p. 168.

60
Cfr. Tomás de Aquino, STh, la Itae, q.28.

61
J. Pieper, Amor, en Las virtudes fundamentales, Madrid, RIALP, 2003

62 Cfr. W. Fijalkowski, Seks Okierznany. Tworeze prezezywanie plei (El sexo dominado. Vivir el sexo creativamente), Wydawnictwo Ksieggarni Archdiecezjalna, Wroclaw, 1991, p.15.

63
Id., p.15

64
Cfr. Id., p.15

 

Artículo patrocinado.

Gracias a nuestros bienhechores y su generosa ayuda, hacemos posible la publicación de este artículo.

¡Dona Aquí!