Menu


Fue un hombre de sólida fe y fuego misionero
Exequias del Cardenal Tomko.


Por: Amadeo Lemonaco | Fuente: Vatican News



"Con él desaparece una figura que hizo honor a la Curia Romana por la sólida fe que le caracterizaba, por la genuina espiritualidad, el vivo 'sensus Ecclesiae', el gran equilibrio en los juicios, la calma, el buen sentido, la amabilidad y la delicadeza de su carácter". Con estas palabras, el cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio, recordó al cardenal Jozef Tomko durante la liturgia exequial en la Basílica Vaticana.  Al final de la celebración eucarística, el Papa Francisco presidió el rito de la Ultima Commendatio y Valedictio. En su homilía, el decano del Colegio Cardenalicio repasó la "larga e intensa vida del cardenal Tomko", fallecido el pasado lunes en su residencia de Roma. Ex secretario general del Sínodo de los Obispos, prefecto emérito de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y presidente emérito del Pontificio Comité para los Congresos Eucarísticos Internacionales, era el miembro más anciano del Colegio de Cardenales. Con motivo del viaje apostólico del Papa Francisco a Eslovaquia del 12 al 15 de septiembre de 2021, el cardenal Tomko había participado en el encuentro con los jóvenes en el estadio Lokomotiva de Košice. El 30 de abril de 2022 también estuvo en el Aula Pablo VI con peregrinos de Eslovaquia. Su presencia, dijo el Pontífice en aquella ocasión, "nos hace sentir que la Iglesia es una familia que sabe honrar la ancianidad como un don".

Una vida marcada por el celo misionero

La vida del cardenal Jozef Tomko ha estado marcada por el servicio a Dios y a sus hermanos. Ingresó muy joven en el seminario de la archidiócesis de Kosice. Nada más terminar la Segunda Guerra Mundial, en 1945, fue enviado a Roma para completar sus estudios. "Habiendo completado sus estudios -dijo el cardenal Giovanni Battista Re- los acontecimientos históricos de su nación, debido a la instalación de la República Socialista Checoslovaca y a la oposición del gobierno comunista a la Iglesia católica", le impidieron volver a su patria. Otra fecha significativa es el 12 de marzo de 1949, día en que Jozef Tomko fue ordenado sacerdote en Roma. El 12 de julio de 1979, San Juan Pablo II le confió la tarea de Secretario General del Sínodo de los Obispos y lo ordenó personalmente como obispo. Dado que muy pocas personas podían obtener el permiso del gobierno checo-eslovaco para venir de Eslovaquia a Roma, la ordenación episcopal no tuvo lugar en la Basílica Vaticana, sino en la Capilla Sixtina. Por deseo papal, subrayó el cardenal Giovanni Battista Re, la celebración "se caracterizó por una particular solemnidad, porque el Papa quiso subrayar su cercanía a Eslovaquia y a toda la Iglesia del silencio en ese momento tan duro y difícil para los católicos que viven más allá de lo que Churcill llamó la Cortina de Hierro".

Gran espíritu de apertura a los pueblos

En 1985, Jozef Tomko fue nombrado prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos e inmediatamente después fue creado cardenal. Con "gran celo misionero y apostólico", dijo el decano del Colegio Cardenalicio en su homilía, el cardenal Tomko "se ocupó de los contactos directos con quienes trabajaban en los territorios de misión". "Con espíritu de apertura a los pueblos y sentido de universalidad, prodigó todas sus energías en un centenar de viajes a los territorios confiados a su Dicasterio, poniendo siempre a Cristo en el centro de sus intervenciones y manifestando un gran espíritu de apertura a los pueblos, a sus culturas y al sentido de universalidad". Pidamos a Dios, concluyó el cardenal, "que nos conceda también a nosotros completar nuestro camino terrenal con una fidelidad sin reservas y un celo inagotable al servicio de la Iglesia y de nuestros hermanos, del que el cardenal Tomko nos dejó un testimonio edificante".



Exequias en Eslovaquia

Tras el funeral en la Basílica de San Pedro, un avión especial, ofrecido por el gobierno eslovaco, llevará el cuerpo del cardenal Tomko a Bratislava, donde será expuesto en la catedral de la ciudad durante dos días. Posteriormente, los restos llegarán a la ciudad de Košice para el último adiós de los fieles y la celebración del funeral, el 16 de agosto, en la catedral de Santa Isabel, donde el cardenal será enterrado. Durante más de 70 años, el último domingo de cada mes, el cardenal Tomko realizó un programa de 10 minutos sobre la vida de la Iglesia en Eslovaquia para Radio Vaticano. Páginas de fe que también se entrelazaron con las de la "Iglesia del Silencio" durante el periodo soviético.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |