Menu



¿Se puede conocer a Dios por la razón?
Contra todo lo que nos dice un mundo falsamente racionalista y dictatorialmente relativista, la existencia de Dios puede ser probada


Por: Andrés Silva | Fuente: Catholic.net



Los siglos XIX y XX tuvieron como penosa característica hacer de la cuestión de la existencia de Dios una cosa eminentemente sentimental y emocional. Se eliminaba así la posibilidad de tratar el tema en aulas y academias ya que había quedado relegado al campo de los sentimientos y por lo tanto, resultaba tonto e inútil hablar de él.

Se puede probar, de forma lógica y sencilla, la existencia de Dios a través de las tradicionales "vías" de Santo Tomás de Aquino. Advertimos a nuestros lectores que el tema no es una cosa muy complicada, aunque sí exige un poco de concentración, pero el esfuerzo es generosamente recompensado.


El Principio de No Contradicción

El Principio de Contradicción, base de la teología y de la filosofía, asegura la identidad del objeto, pues aquello que es, es; y aquello que no es, no es. Algo, en consecuencia, no puede ser y no ser al mismo tiempo y bajo el mismo punto de vista.

Si examinamos cuáles son las características de la realidad, comprobaremos ante todo que cada ser es idéntico a sí mismo y opuesto a todo lo que no es él.

Es tan evidente esta oposición que no es sino la misma percepción del yo la que nos revela opuesto al no-yo. De lo contrario quedaríamos confundidos en una masa inerte e informe donde no habría una posibilidad de distinción entre el yo y el no-yo.

Esta característica es la comprobación del primer principio metafísico llamado de identidad y no contradicción.

Este valor no se aplica sólo en casos puntuales o según nuestras características puntuales. Se remonta hasta la esencia última del ser con el que el yo se nos muestra distinto de otras realidades sino porque, simple y sencillamente el yo es una realidad, es un ser, y en tanto en cuanto ser se impone este principio.

En otras palabras: este principio tiene que ver con el ser en cuanto tal y, por lo tanto, debe objetivamente abarcar todos los seres.

Tan importante es este principio, que se le ha llamado ´primer principio de metafísica´ porque sin él nuestros conocimientos, nuestra ciencia y toda la filosofía, en especial la metafísica, serían, como es muy fácil de suponer, imposibles.

Gracias a él podemos declarar el valor de los demás principios y, en especial, de los que necesitamos para una demostración objetiva de la existencia de Dios.


Las Cinco Vías del Doctor Angélico

Entre los muchos argumentos probatorios de la existencia de Dios dados por los escolásticos y por el mismo Santo Tomás de Aquino son célebres las llamadas "cinco vías" que el mismo ordenó en la Suma Teológica (Parte I, c. 2, a.4).

Constituyen, como realización filosófica, entre nuestra inteligencia y razón con la divinidad. Debemos acercarnos a Dios, con aquellos medios de locomoción propios de nuestra naturaleza, no podemos despojarnos de nuestra naturaleza humana esencialmente intelectual y discursiva. Sobre este punto ya tratamos ampliamente.


La primera y más evidente prueba es la que se deduce del movimiento

Abreviamos el encadenamiento de la prueba:

Es un hecho que en el mundo existe el movimiento, seres que se mueven, lo cual nos lo testifica la experiencia

ò

Todo lo que se mueve, recibe el movimiento de otro porque ningún ser puede moverse por sí mismo

ò



Si el que da el está el mismo en movimiento, es preciso que lo reciba de otro, y éste de otro, y así sucesivamente

ò

Pero no puede continuarse hasta lo infinito, porque en tal caso nunca llegaríamos a una explicación del movimiento mismo

Por lo tanto es necesario que ascendiendo por la cadena de seres en movimiento lleguemos hasta un ser que se mueve, pero no es movido por otro, sino que permanece inmóvil y es el origen de todo el movimiento existente


Tal es Dios

Este argumento se apoya en el principio de que todo lo que se mueve tiene que ser movido por otro.

La razón principal nos la indica Santo Tomás en la Suma Teológica al decirnos que el movimiento es un pasar de la potencia al acto. No se trata sólo del desplazamiento de una bicicleta, sino de este pasar. Imaginemos un vaso de agua listo para beber un día de verano. En acto es agua para beber, en potencia es agua caliente para un té, por ejemplo, o un cubo de hielo o vapor. Acto es como es actualmente, potencia es todo lo que ese ser puede ser eventualmente. Movimiento, entonces, será el paso entre el estado actual y el que potencialmente puede llegar a ser.

Entendido esto diremos que el ser que está en potencia no puede pasar de suyo al acto porque el tránsito de la potencia al acto supone un ser que ya esté en acto y pueda dar a la potencia el impulso necesario para el movimiento.

En el caso del vaso de agua, la misma no puede pasar de estar a temperatura ambiental a caliente o vapor sin que medie algún factor externo al mismo vaso. Por si mismo el vaso no puede calentarse o congelarse si antes no estaba así (y entonces no hubo movimiento) o si otro ser no lo movió del acto a esa potencia.

De aquí que el ser, cuando está en potencia, carece de fuerza para pasar al acto y debe recibirla de otro.

Si quisiéramos imaginar que el ser en potencia puede por sí solo pasar al acto, deberíamos pensar que el ser en potencia ya está a la vez en acto, lo cual es contradictorio, pues "no es posible que el mismo ser esté a la vez en acto y en potencia bajo el mismo concepto, sino bajo conceptos diferentes"; porque "lo que es cálido es acto no puede serlo al mismo tiempo en potencia, sino que frío en potencia".


La segunda prueba se apoya en la naturaleza de la causa eficiente

He aquí su esquema:

La experiencia nos revela que existen causas eficientes, puesto que unas cosas producen a otras

ò



No es posible que una cosa sea causa eficiente de sí misma, "porque entonces sería anterior a sí misma, lo que repugna"

ò

Tampoco es posible que en la cadena de orden de las causas se pueda llegar hasta infinito, porque "no habría causa eficiente primera, y por consecuencia no habría ni último efecto ni causas eficientes medias; lo que es evidentemente falso, Luego es necesario admitir una primera causa eficiente, y ésta es la que todo el mundo llama Dios"

La causa eficiente parece ser la vía que por experiencia sensible aparece más clara ante nosotros. Para ilustrar de manera muy simple, podemos decir que la paternidad es una causa eficiente, es decir, que por sí misma explica el nuevo ser. Si es evidente que nosotros no nos dimos el ser, ni nacimos porque lo deseábamos, ni tuvimos participación alguna en aquello. En
consecuencia tuvimos que ser engendrados. Ahora bien: nuestros padres también fueron engendrados y así se remonta la cadena de causa eficiente hasta una primera concepción, que a su vez tuvo que ser creada. Quien creó aquello tuvo que ser, necesariamente para ser el primero en la cadena, un ser que es causa eficiente en Si mismo.


La tercera prueba está sacada de lo posible y lo necesario

Graficamos el argumento de la siguiente manera:

"En la naturaleza hallamos cosas que pueden ser y no ser, toda vez que hay quien nace y quien muere, y que por consecuencia puede ser y no ser"

ò

Los seres que son posibles no pueden por si mismos pasar a existir, porque los posibles en cuanto tales todavía no existen y "lo que no existe no puede recibir el ser sino de lo que existe"

ò

Por consiguiente ha debido existir un ser que no era posible sino necesario, del cual hayan recibido su existencia los seres que estaban en la mera posibilidad

Con este argumento el Doctor Angélico prueba la existencia de un ens a se, es decir, de ser que tiene en sí mismo la razón de su existencia, y que, por lo tanto, existe necesariamente, y es causa y la explicación de la existencia de todos los seres que son simplemente posibles o no necesarios, o, en sus palabras, contingentes.

El simple sentido común fundamenta esta vía al hacernos notar la existencia de seres que pueden o no existir. Es la naturaleza que compartimos con todas las criaturas. Por lo mismo, porque pasamos de la mera posibilidad al ser, ha de haber existido un ser necesario en si mismo que nos diese el ser sin necesitarlo de otro previo.


La cuarta prueba está tomada de los grados que se notan en las perfecciones de los seres

El sentido de la excelencia se comprende de esta forma:

"Se observa en la naturaleza algo más o menos bueno, más o menos verdadero, más o menos noble, y así en todo lo demás"

ò

"El más o menos se dice de los objetos diferentes según que se aproximan de diversa forma a un tipo, el más elevado; así un objeto es más caliente a medida que se acerca lo más cálido por excelencia"

ò

"Por consiguiente hay algo que es verdadero, lo bueno, lo noble por excelencia, y por tanto el ser por excelencia; porque lo que es verdadero por excelencia es ente por excelencia, como dice Aristóteles, en la Metafísica (L. I., c.2)"

Pero, concluye el Angélico, lo que lleva por excelencia el nombre en algún género de perfección es el último principio, la causa última, la fuente última de dicha perfección, y por lo tanto debe existir el último principio, causa y fuente de todas las perfecciones, en el ser perfecto por excelencia, al cual llamamos Dios


La quinta prueba es de orden más bien moral y está tomada del gobierno del mundo

Para este fin Santo Tomás se apoya en el principio de finalidad.

"Vemos que los seres desprovistos de inteligencia, como los cuerpos naturales, obran de un modo conforme a un fin"

ò

De donde se concluye que no por causalidad, sino con intención deliberada llegan a su fin.

ò

Pero los seres desprovistos de conocimiento no tienden a un fin sino en tanto que son dirigidos por un inteligente que lo conoce...

ò

Luego, hay un ser inteligente que conduce todas las cosas naturales a su fin, y este ser es al que llamamos Dios

La transcripción al lenguaje llano es muy simple. Por la experiencia cotidiana comprendemos que el azar no explica el orden que vemos en el universo. Por azar no se arma un reloj ni se compone una canción ni se organiza la naturaleza por casualidad sino que la lógica reclama una inteligencia separada, dotada de infinita sabiduría para concebirlo, y de infinito poder para realizarlo.


Conclusión

Con anterioridad, San Anselmo ya había probado la existencia de Dios con una vía muy particular, que ya explicaremos en futuros trabajos. Santo Tomás, según el parecer de la Iglesia, probó suficiente e irrefutablemente el problema. De hecho, comentamos como curiosidad, la Suma Teológica nunca ha sido refutada sistemáticamente. Se le ha despreciado, ridiculizado o dejado de lado pero nunca la han refutado. Tal es el peso de una obra que el Doctor Angélico escribió para introducir a los colegiales al estudio de la Teología.

Por razones que sobrepasan este trabajo no analizaremos el porque de esta decadencia intelectual que ahora toma el mismo trabajo como lo sumo y más elevado en teología.

Confiamos en que el lector salga ahora mucho más seguro de sus convicciones y con la certeza infranqueable de que Dios existe, lo sabe todo, lo conoce todo y nos ama infinitamente.

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |