Menu


¡Llegar a casa!
Construimos hogar dándole valor a cada una de las personas con quienes convivimos


Por: Ingrid Kossmann | Fuente: sontushijos.org



“No veo la hora de llegar a casa” decimos y anhelamos un lugar de sosiego donde podamos sacarnos los zapatos y aflojarnos.

Llegar a casa, es poder ser nosotros sin formalismos ni almidones. Deseamos llegar a un hogar donde el ambiente esté cálido, la comida en la mesa y en el que alguien se alegre de nuestra presencia.

Muchos de nosotros procesamos las vivencias del día en la charla con nuestros seres queridos. Al relatar, nos escuchamos, y podemos aliviarnos y aprovechar mejor ciertas experiencias. La charla habilita un espacio de mayor comprensión de uno mismo y simultáneamente ofrece la posibilidad de brindar atención y afecto a otra persona.

El niño -o la niña- llega a casa deseoso de contar sus logros escolares o deportivos. Llega con hambre y ganas de ver su programa favorito. Si al llegar recibe un beso, un oído atento, si cuenta con alguien que se alegra por sus alegrías y se compadece de sus pesares, va cimentando su autoestima y alimenta su sentido de pertenencia. Se siente amado.

El adolescente llega a casa sobrepasado de emociones. La noche, la calle y el mundo son sus nuevos espacios y lo seducen y también le hacen pasar malos ratos. Llega cansado, desconectado de sí mismo, con sueño, en las nubes por su nueva conquista o traspasado de furia por una situación injusta o tal vez satisfecho por un logro alcanzado. Llega a casa como a un refugio, no quiere preguntas y menos reclamos, quiere paz, quiere sentirse aceptado y aprobado. Él ya tiene suficientes dudas como para escuchar los temores de sus padres.

Los adultos llegamos a casa deseando paz, planeando la comida a preparar y el uso del escaso tiempo del que disponemos. El deseo de llegar a casa es un anhelo de calor si tenemos frío, de consuelo si estamos dolidos. Es un anhelo de bienestar, de contención. Es un anhelo de hogar.

¿Cómo construimos un hogar? Porque está claro que no es suficiente una casa para que exista un hogar. Necesitamos crear un entorno personal y familiar, disponer recuerdos y adornos que tengan significado para nosotros. Hace falta generar un espacio donde nos dé gusto estar y que se irá llenando de afecto con nuestras vivencias, con los momentos gratos que allí compartimos.

Construimos hogar dándole valor a cada una de las personas con quienes convivimos, demostrando interés por su bienestar y honrando los vínculos que nos unen. Lo hacemos con pequeños actos cotidianos tales como dar un beso a quien llega, ofrecer una taza de té, poniendo una flor en la mesa, abrazando con amor, acompañando en silencio, escuchando sin juzgar, diciendo “te quiero mucho”, ocupándonos de que haya alimentos sabrosos, celebrando los cumpleaños, despidiéndonos con cariño cada noche y saludándonos con alegría cada mañana.

Antes era la mujer la encargada de todo esto, ahora se abrieron las posibilidades. Todos podemos crear hogar y mantener la llama encendida. ¿A quién no le gusta que le lleven un café o un mate a la cama? ¿o recibir un regalito sorpresa? ¿Por qué nos perderíamos de hacer algo tan simple y que da tanta satisfacción? Podemos empezar hoy.

Cada uno de nosotros puede hacer que “llegar a casa” sea una experiencia placentera y deseada. ¡Suerte!

Ingrid Kossmann

Madre de tres hijos. Profesora de enseñanza primaria.Operadora en Resolución de conflictos. Autora del libro: “Los hijos como maestros. La paternidad como camino de crecimiento personal” Ed. Deva’s, 2007. Coautora del libro “Sanarnos con plantas” junto a Carlos Vicente, Ed. Deva’s, 2003.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!