Menu


Jesús nacerá de María, desposada con José, hijo de David
Meditación al Evangelio 18 de diciembre de 2021 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Si ayer San Mateo nos presentaba los antepasados de Jesús, hoy nos acerca a contemplar los protagonistas de su nacimiento: José, María y el actor principal: el Espíritu Santo. Dios para realizar sus planes de amor y liberación se sirve personas muy concretas, sencillas, que cumplen su voluntad, a veces de manera misteriosa.

José aparece aquí como el hombre de fe humilde y de obediencia confiada. Si él ofrecía la bendición otorgada por la genealogía desde Abraham hasta Jacob, padre de José, es a María por obra del Espíritu Santo a quien se le da la bendición de engendrar al Mesías. Así Dios actúa en la pequeñez y en debilidad humana.

María y José en medio de sus dificultades propias, dan un “sí” como respuesta a la propuesta de Dios. Dios, por estas respuestas misteriosas, confiadas y llenas de fe, inicia por obra del Espíritu Santo, la plenitud de la salvación.

Por otra parte, tanto en la primera lectura de Isaías, como en este pasaje, se ofrecen diversos nombres que nos indican la misión del Mesías. Isaías nos dice que se le llamará: “El Señor es nuestra justicia”, por otra parte, San Mateo nos dice que le pondrán por nombre Jesús porque “Él salvará a su pueblo de sus pecados”, y retoma la profecía de Isaías donde se afirma que se le dará el nombre de Emmanuel que quiere decir “Dios con nosotros”.

¿Contradicción? De ninguna forma, más que el nombre cada uno de estos atributos, reflejan la gran misión y la tarea que viene a realizar en cada uno de nosotros el Mesías. Que hoy, contemplando la misión de María y José, y los diferentes nombres del Mesías, también nosotros revisemos cuál es nuestra misión y tarea en nuestro mundo actual. No tengamos miedo, también en nosotros actúa el Espíritu Santo.










Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |