Menu


No aceptar responsabilidades
Obispo de Irapuato.


Por: Mons. Enrique Díaz Díaz | Fuente: Conferencia del Episcopado Mexicano



En la primera lectura de este día iniciamos la historia de Jonás, profeta. Pero un profeta muy especial, diferente a todos los demás profetas, al grado que muchos de los especialistas hasta niegan que pueda ser profeta. Algunos lo toman como un cuento, algunos dicen que es una fábula o un mashal, es decir, una enseñanza. Aunque es difícil probar la historicidad de este profeta tan especial, nos ofrece, en tonos a veces dramáticos a veces jocosos, una gran enseñanza.

La vida de Jonás puede parecerse a la de cada uno de nosotros. Hoy se nos presenta y sin más preámbulo le dice el Señor: “Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y predica en ella que su maldad ha llegado hasta mí”. Una gran misión encomendada por el Señor. Siempre teniendo Él la iniciativa, siempre con proyectos de salvación y de encomiendas importantes. ¿Qué hace Jonás? En lugar de ir a cumplir la misión ¡Sale huyendo! No le importa que Dios lo haya escogido para una misión, no le importa que una ciudad esté en peligro de exterminio, él no está dispuesto al compromiso ni al riesgo de predicar la palabra, prefiere huir.

Esto me hace pensar en muchos de nosotros que a diario estamos recibiendo la misión de parte de Dios y que sin embargo no la queremos aceptar, por muchas razones, y preferimos huir. Así veamos la grandeza de la propuesta de Dios, así veamos la gravedad de las circunstancias que está viviendo su pueblo, preferimos la huida y no aceptar responsabilidades. Preferimos no ver la situación y nos alejamos tanto de Dios como del pueblo que está en problemas.

En el mismo pasaje de este día encontramos lo que casi todos sabemos de Jonás: en su huida sube a un barco que es azotado por una tormenta. Aquellos marineros, asustados ante el peligro entienden ha algo extraño y todos empiezan a buscar e invocar a su dios. Sólo el verdadero culpable, Jonás, queda dormido e indiferente. Es obligado a confesar y arrojado en el mar donde es tragado por una ballena. Nosotros nos parecemos muchas veces a Jonás, aunque somos causantes y hemos provocado problemas, nos hacemos los desentendidos y dejamos que el mal se extienda y multiplique.

Continuaremos con la historia de Jonás, pero hoy quedan preguntas en nuestro corazón: ¿Cuál es la misión que nos pide el Señor?  ¿Cómo le estamos respondiendo? ¿Nos escondemos y huimos de las responsabilidades? ¿No somos consecuentes con nuestros actos y dejamos que perjudiquen a los demás? Hoy hagamos un momento de reflexión delante del Señor. ¿Qué nos pide hoy el Señor?









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |