Menu


Dos actitudes fundamentales en la vida espiritual
Cada día, al levantarnos, se nos da un pistoletazo de salida y comienza una carrera de 24 horas. ¿Cómo la estás corriendo el día de hoy?


Por: P. Juan Antonio Ruiz J., L.C. | Fuente: www.la-oracion.com



 

 

 




Estad en vela, porque cuando el cuerpo duerme es nuestra naturaleza la que domina y obramos no guiados por nuestra voluntad, sino por los impulsos de nuestra naturaleza. Y cuando un pesado sopor, por ejemplo, la pusilanimidad o la tristeza, domina al alma, ésta es dominada por el enemigo y, bajo los efectos de ese sopor, hace lo que no quiere. Los impulsos dominan a su naturaleza y el enemigo al alma.

Por lo tanto, el Señor recomendó al hombre la vigilancia de todo su ser: del cuerpo, para que evitara la somnolencia; del alma, para que evitara la indolencia y la pusilanimidad como dice la Escritura: Despertaos, como conviene; y: Me levanté y estoy contigo; y también: No desfallezcáis. Por eso, investidos de este ministerio, no sentimos desfallecimiento» (San Efrén, Comentario sobre el Diatéssaron).

Acabo de leer que Ussain Bolt ha hecho un nuevo récord del mundo en atletismo para el equipo jamaicano de relevos 4x100, llegando con media recta de ventaja. Anteriormente, había también ganado los 200 metros. Pero, sin embargo, se le escapó el título al que nos tenía ya acostumbrados: el de los 100 metros. Y ¿qué pasó? Que el corredor jamaiquino salió en falso y quedó descalificado. El motivo de este error lo explica él mismo: «En la serie y en la semifinal había tenido buenas salidas. Trabajé mucho ese aspecto técnico esta temporada. Me sentía bien, estaba realmente preparado. Me decía en la salida de la final “vamos, vamos”. Y creo que la ansiedad me invadió».

Este hecho me hizo reflexionar mucho. ¡Cuántas veces en nuestra vida creemos que estamos preparados para afrontar los grandes momentos! Y luego llega la dificultad, las cruces… y la ansiedad nos invade. ¿Entonces?

Comentábamos la semana pasada que los monjes orientales consideraban la vida como un combate y que, por lo mismo, debemos estar siempre preparados para afrontar con entereza los momentos duros. Y justamente el texto de San Efrén que quisiera comentar con ustedes nos ayuda en este sentido.

El Santo de Siria nos invita a una actitud fundamental para la vida cristiana: la vigilancia. Y, sobre todo, la vigilancia sobre uno mismo. Leí hace poco una frase que, tomada en su justa medida, puede resultar interesante: «recuerda que tu mayor enemigo eres tú mismo». Y, en cierta manera, es verdad. No que tengamos que odiarnos, cayendo en una especie de esquizofrenia espiritual en el que queremos ser santos pero, al mismo tiempo, despreciamos todas las acciones que realizamos. No. Es más bien una visión de realismo, que me hace ver que estoy herido por el pecado original y que, si no pongo los medios, iré por tendencia hacia lo malo; por lo menos hasta que no cree un hábito de vida según Dios. San Efrén lo dice muy claro: « obramos no guiados por nuestra voluntad, sino por los impulsos de nuestra naturaleza».

¿Qué hacer? Una frase que cita nuestro santo parece indicarnos un punto de partida: Me levanté y estoy contigo. Interesante, ¿no creen? Y es que en esta frase se encierra toda la vida del cristiano.

Por un lado, levantarse. Es decir, colaborar con la gracia de Dios, luchar contra mis defectos y debilidades, ser humildes en reconocerme caído también. Es un punto esencial y que nunca debemos olvidar. Porque están los que le achacan a Dios todos sus problemas y luego no colaboran con Él para nada. No, debemos SIEMPRE saber levantarnos.

Pero, por otro lado, también aflora el otro aspecto: y estoy contigo. Y aquí es donde entra nuestra oración. Porque no luchamos para correr solos los 100 metros de nuestra existencia, sino para correrlos con Dios. Es más, y si se me permite, yo diría que tenemos que dejar que Cristo nos cargue y corra por nosotros la carrera. Pero para eso es necesario entrenar con Él en el diálogo confiado con Él, en la cercanía a los sacramentos, en mis comuniones espirituales, etc.

Y claro, un ser humano que se levanta continuamente (trabajo personal) y está siempre con el Señor (unión con Dios) da frutos también en el mundo que le rodea. El Papa Benedicto XVI, en la audiencia que le dedicó a San Efrén, comenta en este sentido: «Es importante la reflexión de san Efrén sobre el tema de Dios creador: en la creación no hay nada aislado, y el mundo, al igual que la sagrada Escritura, es una Biblia de Dios. Al utilizar de modo erróneo su libertad, el hombre trastoca el orden del cosmos». Y quien la utiliza bien, ordena, aún más, ese plan infinito de Dios.

Cada día, al levantarnos, se nos da un pistoletazo de salida y comienza una carrera de 24 horas. ¿Cómo la estás corriendo el día de hoy? Ojalá que, siguiendo las recomendaciones de San Efrén –que son las mismas de Cristo, después de todo (cf. Mt 26, 41)– sepamos correrlos tomados de la mano de Dios.






--- Si quieres ver este artículo en la La-Oración.com da click  aqui

* Síguenos en nuestras redes sociales y comparte con nosotros tu opinión:



Facebook

Twitter

* Para mayor información, visita nuestra comunidad de religiosas

* ¿Dudas, inquietudes?  Pregúntale a un experto

*  ¿Te gustó nuestro servicio?   Suscríbete a nuestro boletín mensual



* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión de Catholic.net

 

Para ver más artículos sobre la oración te invitamos a conocer  el blog La-Oración.com dando click aquí





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!