Menu


¿Cómo puedo orar si no tengo a Dios en el alma?
Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo


Por: P. Juan Antonio Ruiz J., L.C. | Fuente: www.la-oracion.com





«Yo y el Padre vendremos y haremos morada en él.Que cuando venga encuentre, pues, tu puerta abierta, ábrele tu alma, extiende el interior de tu mente para que pueda contemplar en ella riquezas de rectitud, tesoros de paz, suavidad de gracia. Dilata tu corazón, sal al encuentro del sol de la luz eterna que alumbra a todo hombre. Esta luz verdadera brilla para todos, pero el que cierra sus ventanas se priva a sí mismo de la luz eterna. También tú, si cierras la puerta de tu alma, dejas afuera a Cristo. Aunque tiene poder para entrar, no quiere, sin embargo, ser inoportuno, no quiere obligar a la fuerza. […]

Vemos, por tanto, que el alma tiene su puerta, a la que viene Cristo y llama. Ábrele, pues; quiere entrar» (San Ambrosio, Comentario al salmo 118).


Photoshop es una herramienta maravillosa para aquellos que se dedican a la fotografía. Y no sólo porque permite crear realidades imposibles (como unos jinetes cabalgando en unos delfines, por ejemplo), sino porque ayuda a elaborar, retocar y perfeccionar la imagen que se tiene delante. Es tal su poder y popularidad que prácticamente no hay imagen en el mundo de la publicidad que no haya pasado por ese programa.

Dentro de los muchos elementos que Photoshop ofrece está el filtro de color. Cualquier foto que se tenga se podrá ver según el tipo de filtro utilizado: en azul, en sepia, en rojo, en dorado, … Y da igual qué figura pongas porque siempre la verás según ese filtro.

Esta imagen me ha venido a la mente cuando leí el texto de San Ambrosio de arriba. Ahí, el santo obispo de Milán nos invita a dejar a Cristo entrar a nuestro corazón, a abrirle la puerta para que su luz alumbre todo nuestro interior. Y va muy unido a la idea de San Pablo de que somos templos del Espíritu Santo. ¿Cómo tendríamos nuestra casa si supiésemos que alguien muy importante vendría a visitarnos? La arreglaríamos, limpiaríamos todos los detalles. Pues Dios quiere, en nuestra oración, entrar todos los días a nuestro corazón y… ¿cómo lo preparamos? ¿Realmente le abro de par en par todo?

A estas alturas del artículo, alguno puede preguntarse, ¿y Photoshop? Ahí voy, paciencia. Lo que pasa es que si Cristo está en nuestro interior, todo lo que veamos y hagamos se verá bajo el “filtro” de Cristo. Y no importa qué pase o qué deje de pasar: lo veremos con los ojos de Cristo. Es más, incluso la misma oración se verá dentro de este universo.

Y aquí quisiera unir el apartado que comentábamos la semana pasada como la principal aportación de San Ambrosio para la vida de oración: la virtud de la pureza. ¿Por qué es necesaria la pureza para ver a Dios? Porque si llenamos el corazón de aquello que no debemos, estaremos viendo todo bajo el filtro que esas impurezas nos dan. Cuántas veces escuchamos: “no veo a Dios, ¿cómo puedo orar?”. Lo que pasa es que el filtro de las pasiones desembocadas nos impide verlo con facilidad en los eventos del día a día, en una oración serena. Como un ruido constante que nos impide escuchar una nota leve y clara de una flauta.

San Pablo tiene un texto algo fuerte, pero que puede ayudarnos a verlo con más plasticidad. Así dice el Apóstol: «los que viven según la carne, desean lo carnal; mas los que viven según el espíritu, lo espiritual» (Rom 8, 5). Parafraseando el dicho popular, podríamos decir “dime qué deseas, y te diré quién eres”.

Hoy siguen resonando las palabras de Cristo en el Apocalipsis: «Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo» (3, 20). Abrámosle el corazón a Cristo y cerrémoselo a aquello que, aunque tenga apariencia seductora, no hará sino manchar el corazón y alejarnos de Aquél que nos ama con locura. No lo dudemos y no retrasemos ese encuentro, para que no nos suceda lo de Lope de Vega:



¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?

¿Qué interés se te sigue, Jesús mío

que a mi puerta, cubierto de rocío,

pasas las noches del invierno escuras?



¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,

pues no te abrí! ¡Qué estraño desvarío

si de mi ingratitud el yelo frío

secó las llagas de tus plantas puras!



¡Cuántas veces el ángel me decía:

Alma, asómate agora a la ventana,

verás con cuánto amor llamar porfía!



¡Y cuántas, hermosura soberana:

Mañana le abriremos --respondía--,

para lo mismo responder mañana!






 

--- Si quieres ver este artículo en la La-Oración.com da click  aqui

* Síguenos en nuestras redes sociales y comparte con nosotros tu opinión:

Facebook

Twitter



* Para mayor información, visita nuestra comunidad de religiosas

* ¿Dudas, inquietudes?  Pregúntale a un experto

*  ¿Te gustó nuestro servicio?   Suscríbete a nuestro boletín mensual

* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión de Catholic.net

 



Para ver más artículos sobre la oración te invitamos a conocer  el blog La-Oración.com dando click aquí





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!