Menu


En compañía de María
«Mi Hijo. Mi hermoso Hijo. ¿Qué le hemos hecho?».


Por: Lisa Small | Fuente: Consagradas del Regnum Christi



Fue una noche larga y oscura. Vacío. Profunda tristeza. Destellos de desconsuelo. Corazones pesados y espíritus aplastados. Nuestro Señor fue brutalmente asesinado. Torturado. Azotado. Escupido. Vociferado. Burlado. Aplastado. Atravesado. Colgado.
Nuestros corazones están pesados, perdidos, abandonados. ¿Dónde podemos ir? Hemos sido despojados de todo.

María. Su Madre. Está sentada en silencio. Con lágrimas en los ojos. Afligida. Perdida en el pensamiento, la reflexión, la oración. Pero de alguna manera, no está sola.

Madre…
Ella se gira, sonríe suavemente y nos acerca.
Madre, ¿Cómo puedes llevar esto? Ayúdanos...
«Oh, mis pequeños. Sí. Mi corazón está pesado. Roto. Aplastado. Mi Hijo. Mi hermoso Hijo. ¿Qué le hemos hecho?
Él, que era el Amor mismo, fue tratado como un enemigo.
Él, que era puro, sin mancha, intachable, fue juzgado culpable.
Aquél que vino a restaurarnos para ser herederos del Padre en el Cielo, fue coronado con espinas punzantes.
Aquel cuyas manos curaron y perdonaron, fue clavado en un madero áspero.
El que se entregó por completo en pan y vino, recibió sólo vinagre amargo para saciar su sed.
El que nos dio su corazón, permitió que fuera atravesado por una espada.
Él, que era la Vida misma, permitió que otros acabaran con ella mediante una violencia brutal.
Sin embargo, Él sabe lo que hace.
Se entregó libremente. Su vida no le fue arrebatada, Él la entregó por amor. (cf. Jn 10,18).
Él es el "siervo, a través del cual Dios manifestará su gloria" (cf. Is 49,4).
Nos animó a ser valientes y a tener esperanza, a confiar en Él y en sus caminos (cf. Sal 31).
“Bienaventurados los que ponen su confianza en el Señor” (Sal 2).
“Por medio de sus santos profetas prometió desde antiguo que nos salvaría de nuestros enemigos... y guiaría nuestros pies por el camino de la paz”. (Lc 1, 70-79).
“Porque Dios escucha a los pobres” (Sal 69,33).
Prometió comprender y compadecerse de nuestros sufrimientos (Heb 5,7) para que podamos acudir a Él y recibir misericordia.
Y nos dijo específicamente: “Lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo se alegra; os entristeceréis, pero vuestra pena se convertirá en alegría”. (Jn 17,20) y “tened valor, yo he vencido al mundo” (Jn 17,32).
Y a mí, personalmente, me dijo Alégrate, “Alégrate”. Esas mismas palabras que me dijo el ángel cuando me anunció mi misión: “Alégrate”, igual que las palabras inspiradas que me dirigió mi prima Isabel: “Dichosa tú porque has creído, porque lo que se te ha dicho de parte del Señor, se cumplirá”. Era el momento de alegrarse, porque el Señor cumple sus promesas, aunque estén envueltas en misterio.

Y así, aunque mi corazón está pesado, roto y afligido, elijo esperar. Elijo creer. Y de cierta y extraña manera, elijo alegrarme. Él sabe lo que hace, y yo sólo soy su sierva.
Confío en que Él vendrá a salvar, a dar vida y a redimir, a adentrarnos en el misterio de su redención.

Él ha vencido al mundo, y su victoria está muy cerca. Es momento de confiar, de esperar, de darle espacio al Espíritu, que otra vez me cubre con su sombra y quiere actuar, el Dador de la Vida está muy cerca. Percibo que llega otra vez el Arcángel Gabriel a darme su anuncio, la Buena Nueva, una noticia que ya sospecho, que ya empiezo a experimentar … Heme aquí, estoy otra vez abierta a dar mi sí a este Nuevo Anuncio».



¡Alégrate, María!
porque el Señor resucitó, ¡Aleluya, aleluya!
Dichosa tú porque has creído,
Porque en verdad resucitó, ¡Aleluya, aleluya!

¡Alégrate, María!
El que llevaste en tu seno, ¡Aleluya, aleluya!
El que convirtió el agua en vino,
En verdad resucitó, ¡Aleluya, aleluya!

¡Alégrate, María!
Porque el Señor nos rescató, ¡Aleluya, aleluya!
Ruega por nosotros a tu Hijo,
Que en verdad resucitó, ¡Aleluya, aleluya!

https://open.spotify.com/track/1L4ID9LI1fbIKe0UquPonq?si=65d6ec8e63364b35
Alégrate María
Marcela De Maria y Campos
Álbum: Venga tu Reino









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |
Curso: María en los Evangelios

María es un modelo de madre perfectísima, pero también de creyente que da un "sí" con fe.

Inicia: 3 de mayo de 2021