Menu


Dar consejos para vivir éticamente
¿Cambia la ética con el pasar del tiempo, o hay algún núcleo perenne que está arraigado en la naturaleza humana?


Por: P. Fernando Pascual, LC | Fuente: Catholic.net



Hay quien piensa que la ética no es para dar consejos a otros, sino para aplicarla a uno mismo. La afirmación es interesante, al mismo tiempo que tiene una extraña contradicción.

Es interesante, porque muchas veces queremos ofrecer pistas a otros para que orienten su vida correctamente. No nos resulta indiferente ver cómo un familiar o un amigo se hunden por tomar en exceso alcohol o drogas: sentimos la necesidad de ayudarle a través de consejos.

Al mismo tiempo, la frase incluye una contradicción, porque decir que la ética no es para dar consejos a otros supone dar un consejo a otros: es bueno que no digas a los demás lo que tienen que hacer. En otras palabras: te digo que es bueno que no digas a otros lo que es bueno o lo que es malo...

Más allá de la contradicción, lo cierto es que la ética, desde sus inicios, y en casi todos los pueblos, continuamente da indicaciones sobre lo que habría que hacer y sobre lo que habría que evitar.

Por ejemplo, cuando algún sabio entre los griegos declaró la famosa frase “nada en exceso”, ofrecía un criterio ético para ordenar los actos humanos de forma que alcanzasen el bien que todos deseamos.



Además, y a pesar de diversas críticas contra las “éticas normativas” (que establecen normas para la conducta), el mundo moderno está lleno de reglas de todo tipo, que tienen sentido y valor solo si, de verdad, nos ayudan a alcanzar bienes humanos fundamentales.

Quizá ese sea uno de los puntos en los que pensadores como Platón, Aristóteles o santo Tomás de Aquino pueden estimularnos a reflexionar sobre lo que sea éticamente correcto y lo que sea éticamente equivocado, a reconocer que hay acciones humanas que ayudan a alcanzar el bien, y otras que nos alejan del mismo.

Desde luego, el planteamiento lleva a nuevas preguntas: ¿cómo identificar lo que sea bueno para el hombre? ¿Existe un modo humano de existir común a las diferentes culturas o cada una establecerá reglas diferentes? ¿Cambia la ética con el pasar del tiempo, o hay algún núcleo perenne que está arraigado en la naturaleza humana?

Estas y otras preguntas ayudan también en la búsqueda de respuestas a uno de las cuestiones centrales de cualquier reflexión ética: ¿qué es lo que me ayuda a mí, y ayuda a los demás, a alcanzar una vida plenamente realizada?

Las respuestas podrán ser peores o mejores según la validez de los presupuestos que se adopten. Pero casi siempre estarán unidas a una propuesta en la que sea posible dar consejos, a otros y a uno mismo, para poder vivir éticamente. Lo cual, en el fondo, es algo que necesitamos hoy como en cualquier otra época de la historia humana.









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí