Menu


Un proyecto de ley propone abortar hasta el mismo momento del nacimiento
Se prevé el vago «sufrimiento psicosocial» como causal.


Por: Carlos Alvarez Cozzi | Fuente: Catholic.net



La Asamblea Nacional de Francia, una de las dos cámaras que componen el parlamento, aprobó un proyecto de ley que añadiría el aborto bajo la causal de “sufrimiento psicosocial”, término que provocó una fuerte reacción de los grupos de defensa de la vida.

En Francia, la interrupción voluntaria del embarazo (IVG, por sus siglas en francés) está permitida actualmente hasta las 12 semanas de gestación (es decir, hasta la semana 14 de amenorrea).

Por otro lado, la interrupción médica de embarazo (IMG) se puede realizar en cualquier momento de la gestación pero bajo ciertos criterios y condiciones médicas.

“La interrupción del embarazo se considera sobre la base de que la continuación del mismo pone en grave peligro la salud de la mujer, pudiendo este peligro resultar del sufrimiento psicosocial”, así se reformó el artículo 20 de la Ley de Bioética, votada en segunda lectura en la Asamblea Nacional la noche del 31 de julio al 1 de agosto.

Se utiliza la típica maniobra de aproximación hacia la libertad total para abortar inaugurada en otros Estados europeos como hace años con la primera ley española de aborto cuando gobernaba Felipe González. Las excepciones se van ampliando al punto que se convierten en la regla, buscando que luego no haya marcha atrás.



Varios ordenamientos jurídicos actualmente permiten la barbarie del infanticidio.

Es muy vago el concepto de “sufrimiento psicosocial” de la madre en el proyecto de ley francés que comentamos. Allí puede entrar lo que el médico que certifica realmente quiera como excusa para abrir el derecho a abortar sin límites, hasta el mismo momento del nacimiento, lo cual es una crueldad mayúscula.

Otros ordenamientos jurídicos así también lo establecen.

Sin ir más lejos, la ley de aborto uruguaya de 2012, preceptúa que el límite temporal (12 semanas, art. 2) para abortar puede trasponerse por causas de salud de la madre, sin que la práctica constituya delito (art.6º.).

El colador de a poco se va agrandando para que muchas o todas puedan abortar libremente. Es lo que sucedió con la primigenia ley de aborto española que tuvo que ser modificada.



En un mundo que habla de inclusión y de derechos humanos para todos, los concebidos no nacidos viven en el lugar más peligroso: el vientre de sus madres. Ellos no cuentan para la inclusión, ni tienen por lo visto, a juzgar por lo que comentamos, derechos humanos, cuando indudablemente pertenecen al género humano.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |