Menu


Recibiste bienes en tu vida y Lázaro, males; ahora él goza de consuelo, mientras que tú sufres tormentos
Meditación al Evangelio 12 de marzo de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



¡Cómo es impresionante esta parábola que nos narra Jesús! En una de las capillas de Pátzcuaro, Mich., hasta se venera a San Lázaro como si en realidad fuera un personaje pues es tan real y tan convincente la narración que parece sacada de nuestro cotidiano vivir. Pero si es bella, no por eso deja de ser exigente y ahí es a donde muchas veces nosotros no queremos llegar.

Sabiendo de las graves necesidades de algunas de nuestras colonias donde viven personas en extrema pobreza, algunas personas se organizaron y lograron reunir entre ellas unas buenas despensas para aliviar un poco las situaciones. Personas de buen corazón que querían ayudar sin ningún tipo de interés. Cuando me las entregaban, les sugerí que sería conveniente que cada una de ellas fuera personalmente a visitar a una persona de las que están enfermas, solas y olvidadas. Su respuesta fue de extrañeza y de alguno de ellos hasta de incomodidad. Bastante hacían ya con conseguir despensas, que otras personas de la parroquia pudieran llevarlas ya que ellas los conocían y estarían familiarizados con ellos.

Pero uno francamente expresó: "A mí me duele mucho ver la necesidad en que viven estas personas y prefiero mejor no acercarme porque después duro muchos días con sentimientos de culpa y remordimientos. Prefiero mejor no ver tanta pobreza". ¿Por qué, aunque nos decimos cristianos, preferimos no mirar el dolor de los hermanos? Se ha adueñado de nuestro corazón la mentalidad competitiva de tener más, poder más y subir más, sin importar que en el camino vayamos dejando tirados a los hermanos.

La parábola de Jesús no pretende que los pobres y sencillos miren con pasividad su presente con el consuelo de que algún día tendrán recompensa. La principal enseñanza es que nadie puede tener el estomago lleno mientras su hermano está pasando hambre.  Hoy tendremos que escuchar al Señor, tendremos que cambiar las estructuras de injusticia que deja hermanos tirados a la puerta y con hambre. No esperemos muertos que nos vengan a hablar, nos habla el mismo Jesús.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!