Menu


Las novedades de cada día
Mantener siempre una actitud serena ante tantas indeterminaciones.


Por: P. Fernando Pascual, LC | Fuente: Catholic.net



La vida transcurre entre momentos de calma y aceleraciones que casi nos arrastran sin posibilidad de reacción.

Un día ordinario nos levantamos, tomamos algo como desayuno, vamos al trabajo, superamos el tráfico, contestamos mensajes, vemos noticias, hablamos con familiares y amigos.

Un día de sorpresas inicia con el bloqueo del tráfico, con la llamada que informa de la caída de un familiar querido, con la sorpresa desagradable de la traición de un “amigo”.

Por más que nos esforcemos, la vida está abierta a miles de eventos incontrolables. Otros pueden ser más o menos previstos, incluso evitados, pero en cualquier momento un mensaje hace volar todo por los aires.

Las hojas del calendario caen mientras las novedades de cada día llegan serenamente o irrumpen con una fuerza que puede llegar a asustarnos.



Lo importante es mantener siempre una actitud serena ante tantas indeterminaciones y sorpresas.

Querer aprisionar los hechos resulta imposible y desgasta. Aprender a recibir las noticias y adaptarse ayuda a caminar con más paz y confianza.

En medio de tantas novedades, hay una certeza que nos ancla a lo que nunca cambia: Dios es fiel a su palabra y nos ama continuamente como hijos.

Esa certeza genera paz, facilita la aceptación de lo difícil, invita a responder desde el amor ante cada evento que asoma, inesperadamente, en el camino.

Un día, así lo esperamos, veremos cara a cara a quien ahora vimos en un espejo, entre las sorpresas de cada día.



Entonces llegaremos a la plenitud de lo único que importa en medio de los cambios de la vida: amar desde el amor que hemos recibido (cf. 1Cor 13,12-13).







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!