Menu


La gente comió hasta quedar satisfecha
Meditación al Evangelio 15 de febrero de 2020 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Una de las manifestaciones más claras de unidad y fraternidad es el compartir el pan, los alimentos y los bienes. Por el contrario, no podemos hablar de verdadera unidad si nuestras luchas internas son por el poder o por el dinero. La primera lectura de este día nos habla cómo Jeroboam, rey de Israel, hace dos becerros de oro para que el pueblo desista de ir a Jerusalén a adorar el único Dios, los coloca uno en Betel y otro en Dan.

Busca más poder y piensa que quitando a Dios, y poniendo otros dioses en su lugar él saldrá beneficiado y así les anuncia que estos dos becerros son los que en realidad han sacado al pueblo de Egipto. Es el inicio de la división con el Reino del Sur y el comienzo de la destrucción. La ambición destruye al pueblo. Jesús, por el contrario, reúne al pueblo y está con ellos tres días hablando de su Padre Dios, en el desierto, no en algún santuario. Sino en el lugar donde Dios se hace presente como cuando liberó a su pueblo.

Y después de haberlos alimentado con la Palabra, los hace sentar y los alimenta a pesar de la oposición y duda de los discípulos. Es una gran fiesta de la cual al final se recogen simbólicamente siete canastos que aun sobraron. Cristo une con su palabra y une todavía más con su acto de dar de comer. Es presencia que acompaña en el desierto caminando con su pueblo y es entrega concreta a quien puede desfallecer de hambre. Son señales del Reino que ahora nos deben cuestionar seriamente: ¿por qué no todo mundo tiene derecho a participar, escuchar y ser escuchado? ¿Por qué tantas divisiones que tienen sus raíces en la ambición de unos cuantos? ¿Cómo podremos conseguir una mesa donde no haya divisiones y puedan todos tener un sitio?

Reflexiones que quedan en nuestro corazón este día como una gran tarea en la que todos debemos comprometernos. Es cierto, hay hambre y necesidades, pero más por la ambición de unos cuantos que por la escasez de los bienes. ¿Qué te pide hoy Jesús?







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!