Menu


Perfil del profesor de religión
Sin Dios, lo que estaríamos transmitiendo serían palabras vacías.


Por: LCF Anahí Ruvalcaba Ortiz | Fuente: Catholic.net



Llevo en total 4 años como docente de la materia de Formación Católica a distintos niveles que van desde primaria hasta bachillerato. Revisando cierta información de una especialidad que me encuentro cursando me ha hecho pensar y reflexionar algunos aspectos del perfil del docente de la materia de religión que a continuación les comparto.

Ante todo debemos siempre respetar la libertad personal de cada alumno; anunciar el Mensaje de Dios no significa imponer sino dar testimonio de fe con nuestra propia vida. Recordemos que las circunstancias donde podemos tener un mayor crecimiento es cuando hacemos un ejercicio libre de nuestra voluntad hacia el bien, cuando elegimos lo bueno sobre el mal.

Otro elemento esencial es que el formador sea una persona con un sentido de urgencia en la evangelización, alguien que sienta la premura por anunciar el Evangelio a todas las personas y quiera que sus alumnos se enamoren de Dios; que comprenda la realidad en la que nos encontramos que es bastante necesitada de este tipo de formación.

Una persona que sea flexible y capaz de ver al alumno como una persona perfectible y no perfecta; que como Jesús tenga la mirada bondadosa capaz de ver en su alumno más allá que un berrinche o un mal comportamiento. El alumno como persona en un proceso de formación.

Creo que es indispensable también que sea alguien que con su propia vida refleje el testimonio de fe y esperanza en Dios, porque bien dicen que los niños hacen lo que ven más que lo que se les dice y si un profesor de religión les dice que hay que buscar la santidad y en su vida realmente no la busca, sus palabras carecerán de impacto en el corazón de sus alumnos.  Incluso si decimos una cosa y hacemos lo contrario, obtendremos el resultado opuesto a lo que buscamos dentro de la formación católica.



Además, un alumno debería sentirse especialmente acogido y amado por un profesor de religión, pues por la misma naturaleza de la materia, es vital la relación que cultivemos con nuestros alumnos, más allá de “caerles bien o mal”, buscar que se sepan amados y aceptados a pesar de sus errores.

También como profesores de Formación Católica es indispensable que no rebajemos el mensaje del Evangelio a las opiniones de la mayoría; no podemos dejar de ser servidores de la Verdad, pues Jesús mismo es la Verdad y al renunciar a ella somos como los fariseos que sólo buscan el quedar bien con los hombres pero su corazón lejos de Dios. Además, los alumnos son extremadamente perceptivos a la consistencia o inconsistencia de nuestros argumentos y opiniones. Será fundamental la adhesión al magisterio.

Otro punto muy básico será estar dispuestos a montarse literal “un circo” o lo que sea con tal de llegar a los alumnos, con ello no me refiero a que nos convirtamos en payasos ni una de las personas que entretienen en una fiesta, sino que estemos dispuesto a innovar y usar todos los recursos posibles para poder transmitir el mensaje a nuestros alumnos. Dependerá mucho de la creatividad que tengamos para realmente llegar a la mente y corazón de nuestros alumnos.

Debemos también saber trabajar en equipo como Jesús lo hacía con las persona de su tiempo, Él no sólo involucraba a los apóstoles, sino a toda persona que estuviera abierta a Su Palabra.

Todo lo mencionado anteriormente no sería posible sin la búsqueda de una relación personal con Dios como nuestro Maestro que nos guía en todo y que nos da la gracia necesaria para desempeñar de la mejor manera nuestra labor docente y en nuestra vida. Sin Dios, lo que estaríamos transmitiendo serían palabras vacías, mientras que con Dios, el mensaje llega con la fuerza del amor.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!