Menu



14 de septiembre de 2019

Por sus frutos los conocerán
Santo Evangelio según san Lucas 6, 43-49. Sábado XXIII del Tiempo Ordinario


Por: H. Pablo Méndez, LC | Fuente: www.somosrc.mx



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Cristo, Rey nuestro.
¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor, que toda mi vida sea un testimonio de tu palabra para que irradie tu gracia y santidad.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)
Del santo Evangelio según san Lucas 6, 43-49

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No hay árbol bueno que produzca frutos malos, ni árbol malo que produzca frutos buenos. Cada árbol se conoce por sus frutos. No se recogen higos de las zarzas, ni se cortan uvas de los espinos.

El hombre bueno dice cosas buenas, porque el bien está en su corazón; y el hombre malo dice cosas malas, porque el mal está en su corazón, pues la boca habla de lo que está lleno el corazón.

¿Por qué me dicen “Señor, Señor”, y no hacen lo que yo les digo? Les voy a decir a quién se parece el que viene a mí y escucha mis palabras y las pone en práctica. Se parece a un hombre, que al construir su casa, hizo una excavación profunda, para echar los cimientos sobre la roca. Vino la creciente y chocó el río contra aquella casa, pero no la pudo derribar, porque estaba sólidamente construida.

Pero el que no pone en práctica lo que escucha, se parece a un hombre que construyó su casa a flor de tierra, sin cimientos. Chocó el río contra ella e inmediatamente la derribó y quedó completamente destruida”.

Palabra del Señor.


Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Las personas con las que nos encontramos siempre se comportan de diferentes maneras y ahí podemos conocer cómo son; del mismo modo las palabras que son reflejo de la realidad interna de la gente. Las convicciones del cristiano deben venir de lo más profundo porque en ese lugar se dan las decisiones más importantes que afectan toda la persona hasta que se exteriorice. Lo esencial es tener las convicciones que nos muevan a hacer lo que Cristo haría porque Él es nuestro modelo de vida. A veces es difícil seguir las enseñanzas de Cristo, pero con su gracia y nuestro esfuerzo podemos hacer lo que Él nos propone. Como nuestro modelo, debemos conocerlo para que sepamos cómo actúa Cristo en lo más profundo.

Un aspecto importante de nuestros actos es cuando los demás pueden verlos para que glorifiquen a Dios y puedan ver los ejemplos de personas que viven para Dios.

«El fruto son las acciones, pero también las palabras. La calidad del árbol también se conoce de las palabras. Efectivamente, quien es bueno saca de su corazón y de su boca el bien y quien es malo saca el mal, practicando el ejercicio más dañino entre nosotros, que es la murmuración, el chismorreo, hablar mal de los demás. Esto destruye; destruye la familia, destruye la escuela, destruye el lugar de trabajo, destruye el vecindario. Por la lengua empiezan las guerras. Pensemos un poco en esta enseñanza de Jesús y preguntémonos: ¿Hablo mal de los demás? ¿Trato siempre de ensuciar a los demás? ¿Es más fácil para mí ver los defectos de otras personas que los míos? Y tratemos de corregirnos al menos un poco: nos hará bien a todos».
(Homilía de S.S. Francisco, 3 de marzo de 2019).


Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Ayudar a una persona que me encuentre hoy en la calle.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Reflexión de Mons. Enrique Díaz en audio:





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!