Menu


No estamos de vacaciones
No están de vacaciones ni la sonrisa, ni las palabras amables, ni la generosidad, ni la alegría.


Por: María Luisa Martínez Robles | Fuente: Catholic.net



Los aeropuertos están llenos de turistas que van de un lado a otro buscando el descanso, disfrutar del ocio, después de un largo invierno de trabajo. Necesitan desconectar, huir de la rutina y lo cotidiano. Los niños han dejado los estudios, los deberes y el colegio. Vemos las playas llenas de gente, los restaurantes con clientes dispuestos a disfrutar. ¡Que gusto!

No nos equivoquemos, no todos están de vacaciones, hay enfermos en los hospitales y familiares que les cuidan. Hay personas con grandes dificultades económicas que no pueden permitirse ni lo esencial. Ancianos en residencias lejos de sus familias. Personas que trabajan para que los demás disfruten.

Nosotros no tenemos vacaciones de agradar a los demás. No tenemos vacaciones de resaltar lo que nos gusta de los que nos rodean. No tenemos vacaciones para mirar lo que a nosotros nos gusta sin tener en cuenta las preferencias de los nuestros.

Disfrutemos de la familia, de estar juntos, aprovechemos los momentos de alegría y superemos la pena de que no estén todos los que quisiéramos que estuvieran cerca.

Hagamos la vida agradable, aun renunciando, a aquellos que nos encontramos en nuestro camino.



Busquemos excusas para reírnos sin motivo.

No están de vacaciones ni la sonrisa, ni las palabras amables, ni la generosidad, ni la alegría.

Demos gracias a Dios porque podemos pasar otro verano con la esperanza de ver otro invierno, con frío, con tempestades, con dificultades. Él nos ayudará a superarlas.

Oremos por todos aquellos que no tienen lo que necesitan.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!