Menu


"Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños"
Meditación al Evangelio 13 de agosto de 2019 (audio)


Por: Mons. Enrique Díaz | Fuente: Catholic.net



Entre los nuevos temas que se han estado tratando en las escuelas en los últimos tiempos aparece el boulling, que no es otra cosa sino la agresión al más débil. Pero se da no sólo en la escuela sino en todos los ámbitos.

Comentaba un psicólogo de niños, que uno de sus más grandes traumas actuales, tanto en el espacio familiar como en el escolar y de convivencia, es ese ambiente de competencia que casi siempre se va formando y que no los deja ser ellos mismos.

Nos está empujando la sociedad a una competencia desenfrenada por ser más que los demás y esta actitud provoca o bien complejos de inferioridad y de angustia, o situaciones de autocomplacencia y orgullo. En ambos casos, la felicidad y los logros se ponen mucho más en las cosas externas que en el interior de la persona, en su valor como individuo y en su especial forma de ser de cada uno. Hoy encontramos en las lecturas, ejemplos claros de una sencillez y una valoración de lo pequeño y de lo sencillo.

¿Quién puede substituir a Moisés el gran caudillo, libertador, legislador, padre y profeta del pueblo de Israel? Parece empresa imposible. Sin embargo, ahí esta Josué. No por su grandeza, sino porque, desde su pequeñez puede conducir al pueblo, aunque en realidad no lo hará él, sino Dios que lo acompaña.

Por eso es la insistencia de Moisés: “No tengas miedo, sé fuerte y valiente. El Señor que te conduce, estará contigo y no te dejará ni te abandonará”. Se requiere tener la docilidad y la confianza de un niño para dejar actuar a Dios. Cuando nos ponemos confiadamente en sus manos, nuestros trabajos se realizan de forma diferente.

Igual en el evangelio, la invitación a ser como niños, no quiere decir que hay que ser atenidos, irresponsables o incapaces, sino tener la gran confianza y sencillez de ellos. Ponernos en manos de Dios y sabernos protegidos por su amor. Quizás en este día podamos nosotros revisar las actitudes que tomamos en familia y en los grupos, si además de tener confianza nosotros, damos confianza a los pequeños, o si los vamos enfrentando y exigiendo una actitud agresiva hacia los demás.

Niños agresivos no es raro encontrarlos… porque hemos expuesto a la agresividad y a la competencia. ¿Qué nos enseña el evangelio de este día?





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!