Menu



2 de agosto de 2019

Ver a Dios en lo ordinario
Santo Evangelio según san Mateo 13, 54-58. Viernes XVII del Tiempo Ordinario


Por: H. Francisco Posada, LC. | Fuente: www.somosrc.mx



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Cristo, Rey nuestro.
¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Que pueda descubrirte en mi vida y saber reconocer que Tú me hablas en el silencio de mi alma.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)
Del santo Evangelio según san Mateo 13, 54-58

En aquel tiempo, fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: "¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?" Y aquello les resultaba escandaloso. Jesús les dijo: "Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta." Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

Palabra del Señor.


Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Hablar de Dios es difícil y aún más hacerlo con las personas que están más cerca de nosotros, por esos necesitamos pedirle a Dios que nos dé la valentía necesaria para actuar por amor ya que debemos reconocer que también es un bien para la gente que conocemos mejor.

A veces las cosas más ordinarias nos hablan a gritos de Dios y en esos momentos debemos tener la actitud de confianza que Dios nos puede hablar en modos inesperados. Los aspectos ordinarios nos pueden confundir porque esperamos que Dios venga y nos hable de una manera extravagante, pero Dios actúa diferente, Él hace las cosas simples para que todos sus hijos puedan entenderlo. Abrir los ojos para descubrir la presencia de Dios en nuestra vida ordinaria es un reto que debemos tomar cada día.

«El texto antes de ese de hoy, la parte que viene antes dice que la gente lo miraba, estaba sorprendida —¡qué bonito!, lo que ha dicho, ¡qué bonito! — estaba contenta. Pero, no falta nunca un charlatán que ha empezado a decir “pero este, este es hijo de un carpintero, ¿qué nos enseña? ¿En qué universidad ha estudiado? — Sí, es el hijo de José”. Y así empezaron a cruzarse las opiniones y cambia la actitud de la gente: quieren matarlo. Se pasa de la admiración, del estupor, a las ganas de matarlo. El hecho, es que también estos que estaban en la sinagoga de Nazareth querían el espectáculo de Jesús y de hecho decían pero que haga milagros, lo que dicen que ha hecho en Galilea, y nosotros creeremos. Es así, sin embargo, que Jesús explica las cosas: “En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria”».

(Homilía del Papa Francisco, 5 de marzo de 2018, en santa Marta)


Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuaci
ón.


Tomar cinco minutos para pensar cómo ha actuado Dios durante la semana, ¿lo he escuchado? ¿Mi comportamiento cotidiano es acorde a su voluntad?

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Reflexión de Mons. Enrique Díaz en audio:





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!