Menu


Solo la Biblia y la Fe, sin obras
Los que se van se vuelven críticos, se vuelven apáticos, e indiferentes y se alejan de su religión porque no encuentran respuestas "satisfactorias" a sus dudas personales


Por: Francisco Mario Morales | Fuente: Catholic.net



Para los “hermanos separados” sólo la fe salva y sólo la Sagrada Escritura es necesaria para llegar a Dios. Nosotros los católicos creemos que las obras cuentan mucho para dinamismo de la fe, y que la Tradición es también un canal por el que Dios nos comunica la Revelación.
También creemos que Jesucristo se hace presente en los siete sacramentos, y que recibirlos es necesario para contar con la ayuda de la gracia.

Además, para nosotros María Santísima es siempre Virgen, Madre de Dios asunta al cielo; creemos en la autoridad del Papa como Vicario de Cristo, y en la comunión de los santos. Los cantos católicos manifiestan nuestra doctrina, para testimoniar la fe (Credo: 12 artículos de fe) y acompañar nuestras ceremonias religiosas. ¿Por qué entonces algunos coros parroquiales o cantantes católicos graban “música protestante”? Puede ser por varios motivos.

Uno de ellos puede ser la falta de evangelización en los integrantes, al no reconocer o distinguir entre una doctrina y la otra. Otro motivo puede ser el relativismo que ha alcanzado a muchos católicos, para quienes da lo mismo cantar temas católicos que protestantes. No ven la diferencia, o si la ven no les importa, y se dejan llevar por el puro sentimiento o gusto. (¿MÚSICA CATÓLICA O PROTESTANTE? Articulo. Escrito por: Dr. Teólogo Fernando casanova)

Ellos dicen: “Acepta a Jesús, solo tienes que creer y eres salvo”. Nosotros decimos: “Entrégate, ríndete, muere a ti mismo, haz Su voluntad, sé sano, glorifica a Jesucristo con toda tu vida. Y si perseveras hasta el final te salvarás” ¿Lo quieres fácil? Ve con ellos. (Fernando Casanova EWTN)

Pide a Dios, suplica (las siete peticiones del Padre Nuestro)

Cumple (vive, los Diez Mandamientos) y las obras de Misericordia (actos /hechos)

Diferencia entre los credos

¿Sabes en que creen la mayoría de los grupos proselitistas o protestantes?

a)    Sola Scriptura, Solo basta la Biblia como regla de fe.)
b)    Sola Fide, (Solo basta la Fe en Cristo Jesús y soy salvo.)
c)    Solo la Biblia y la Fe, sin obras. (Esta regla significa que no se necesita hacer obras de caridad para ir al cielo. (Por Alberto Ventura Grajeda Map)

No solo debemos extender nuestras manos para pedir y sentarnos cómodamente a esperar la respuesta de Dios.  Necesitamos obras, no solo buscar convencer, no solo necesitamos hacer proselitismo (Empeño o afán con que una persona o una institución tratan de convencer y ganar seguidores o partidarios para una causa o una doctrina.)

Los que se van se vuelven críticos, se vuelven apáticos, e indiferentes y se alejan de su religión porque no encuentran respuestas "satisfactorias" a sus dudas personales o dudas que les han incitado los hermanos separados. Otros no encuentran cabida a sus aspiraciones políticas y otros, el mal testimonio, no buscan en la religión el sentido de superación, de arrepentimiento y de conversión, de un cambio de vida y de buen ejemplo a los demás, sino buscan en la religión, el conflicto, las divisiones, el chisme, el odio, las envidias y la corrupción.

Muchos convierten la religión en personalismo, la adaptan a sus intereses y conveniencias personales y temporales, pero cuando surgen experiencias desagradables y la imagen de la persona en la que fijo esa religiosidad les falla, por automático se alejan de la religión y culpan y justifican su ignorancia y debilidad en una persona, éste el caso de los que siendo católicos cambian su creencia. A estos hermanos cabe aclararles que en la religión no se sigue a las personas o a sus ministros (personalismo), se sigue a Dios a través de sus ministros. Y nuestra fe y amor a Dios no deberá verse disminuida por el mal testimonio de un hermano o ministro. El Señor dice: "Maldito aquel que aparta de mí su corazón, que pone su confianza en los hombres y en ellos busca apoyo" "Pero bendito el hombre que confía en mí, que pone en mí su esperanza" (Jer. 17, 5; 7). No por excepciones se debe generalizar.

Todo esto porque una mayoría no conocen su religión, son católicos por herencia, costumbre, superficialidad y tradiciones (Mt. 15, 6 - 9) (que no es lo mismo de la tradición de la Iglesia) su conocimiento de Dios y de su palabra solo se quedó en el adoctrinamiento.

Los católicos por herencia son aquellos que afirman serlo pero que no la practican ni la viven. En la actualidad las circunstancias nos exigen una definición y principalmente cuando se habla de las creencias religiosas. Se es o no se es. Y si se es, hay que prepararse y hacer de la religión un modo de vida, no seamos católicos por costumbres o conveniencias, es decir tibios.

 Muchos de los tibios (católicos por costumbre o herencia), una gran mayoría (desafortunadamente) se quedaron y se conformaron con el curso de parvulitos (preparación infantil para recibir los sacramentos de iniciación cristiana) y nadie se ha preocupado de ellos, nadie los motiva, los inquieta y los ayuda a ser evangelizados, al encuentro con Dios a través de su palabra y de sus Sacramentos, solo los hermanos separados.

Una máxima popular nos dice: Nadie ama lo que no conoce.

El conocimiento fiel, amplio y profundo es un elemento necesario e importante para confiar y creer en Dios

Por falta de gente comprometida a dar a conocer con su testimonio, congruencia y ejemplo, o por falta de interés por conocer verdaderamente nuestra religión, nosotros mismos con nuestra apatía, indiferencia y comodismo hemos caído en una mezcolanza, un poquito de todo, “al fin que no le hace daño a nadie”, hemos llevado nuestra religiosidad  y con nuestra manera de actuar, acomodación, “libre” interpretación  hemos llevado a otros a revolver fe, con magia, supersticiones, santerismo y algunas otras falsas creencias (sincretismo).  (Las contradicciones que nos dañan” Francisco Mario Morales)

Hechos y no palabras

Hermanos míos, ¿de qué sirve a uno decir que tiene fe, sí sus hechos no lo demuestran? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe?, si no se demuestra con hechos, es una cosa muerta. Tal vez alguien dirá: “Tú tienes fe, y yo tengo hechos, y yo te demostraré mi fe con mis hechos. No seas tonto, y reconoce que si la fe que uno tiene no va acompañada de hechos, es una fe inútil. Dios declara justo al hombre también por sus hechos, y no solamente por su fe. En resumen: así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe está muerta si no va acompañada de hechos. (Sgto. 2, 14.17-18.20.24.26)

Así pues, no se requiere sólo la Fe para ser salvado. Tienes que dar FRUTOS para PERMANECER salvado. Recuerda lo que Jesús les dijo a aquellos que NO practican la palabra de Dios (eso es, no hacen nada en favor de sus prójimos) Por: Martín Zavala | Fuente: Apologetica.org

«Un hombre tenía plantada una higuera en su viña, y fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: "Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro; córtala; ¿para qué va a cansar la tierra?" Pero él le respondió: "Señor, déjala por este año todavía y mientras tanto cavaré a su alrededor y echaré abono, por si da fruto en adelante; y si no da, la cortas." (Lc. 13, 7-9)

“Todo árbol que no da buen fruto, se corta y se echa al fuego. De modo que ustedes los reconocerán por sus acciones” “No todos los que me dicen: Señor, Señor, entraran en el reino de Dios, sino solamente los que hacen la voluntad de mi Padre celestial. (Mt. 7, 20 – 21)
Jesús nos dejo todo un plan de obras

Los diez mandamientos en el nuevo testamento (Mt. 19,16-22; Mr.10,17-21).

Dios quiere que le expresemos nuestra gratitud y amor principalmente a través de la (1) oración y la alabanza, (2) a través de las obras de misericordia (7 Corporales y 7 Espirituales).  20 siglos antes del socialismo, Cristo nos las enseñó para preocuparnos del prójimo como si fuera El mismo. Tenemos el compromiso de ayudar al prójimo a través de las obras de Misericordia Corporales: 1ª Visitar a los enfermos (Mt. 25, 36), 2ª Dar de comer al hambriento (Mt. 25, 35), 3ª Dar de beber al sediento (Mt. 25, 35), 4ª Vestir al desnudo (Mt. 25, 38), 5ª Dar posada al caminante, 6ª Asistir al preso (Mt. 25, 36), 7ª Sepultar a los muertos (Tob. 12, 12).



17 siglos antes del Enciclopedismo y 20 antes de nuestro actual sistema educativo, Jesús también nos enseñó la preocupación espiritual del prójimo con las Obras de Misericordia Espirituales: 1ª Enseñar al que no sabe (Col. 3, 16), 2ª Dar buen consejo al que lo necesita (Col. 13, 16), 3ª Corregir al que comete errores (Mt. 18, 15), 4ª Perdonar las ofensas (Mt. 18, 21), 5ª Consolar al afligido (1 Tes. 5, 11), 6ª Soportar los defectos del prójimo (Col.  3, 13), 7ª Orar por los difuntos (2 Macab. 12, 45).

Y (3) Pagar el diezmo y ayudar con ofrendas voluntarias a la Iglesia en sus necesidades.

Al final de los tiempos, Dios nos pedirá cuentas de nuestros prójimos. "Pues tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; anduve como forastero, y me dieron alojamiento. Me faltó ropa, y ustedes me la dieron; estuve enfermo, y me visitaron; estuve en la cárcel, y vinieron a verme. Entonces los justos preguntarán: 'Señor, ¿cuándo te vimos con hambre, y te dimos de comer? ¿O cuando te vimos con sed, y de te dimos de beber? ¿O cuando te vimos como forastero, y te dimos alojamiento, o falto de ropa, y te la dimos? ¿O cuando te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte? El Rey les contestará: 'Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron." (Mt. 25, 35 - 40)

¿Cuántas veces lo tengo que perdonar?

Mateo 18, 21-19,1. Al perdonar encontramos paz en nuestra vida. Aunque sea costoso y se oponga a nuestros sentimientos.  Por: P. Clemente González | Fuente: Catholic.net

Perdonar de corazón.

A veces, Señor, me es muy fácil decir: “te perdono” o pensarlo. Y sin embargo, a veces las palabras no van acompañadas por la actitud. Cuántas veces, por formalismo. Por: P. Clemente González | Fuente: Catholic.net

Como lo acabamos de ver, no basta con creer sino hay que poner muchas cosas en práctica y dar ejemplo, hechos no palabras, pero también debemos preocuparnos por evitar no solo dedicarnos a ayudar en lo material, el agradecimiento (lo personal) también se demuestra con el cambio de vida (arrepentimiento y conversión), testimonio, congruencia y ejemplo. Todo lo anterior cabe mencionar que no es opcional.
 



Bibliografía:
Revista: “Las contradicciones que nos dañan” Francisco Mario Morales





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!