Menu



18 de junio de 2019

El perdón nos santifica
Santo Evangelio según San Mateo 5, 43-48. Martes XI del tiempo ordinario


Por: H. Francisco J. Posada, L.C. | Fuente: www.somosrc.mx



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Cristo, enciende en mí el fuego de tu amor.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)
Del santo Evangelio según san Mateo 5, 43-48

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Han oído ustedes que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. Yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos.

Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen eso mismo los publicanos? Y si saludan tan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto”.

Palabra del Señor.


Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

El amor es difícil, pero es el camino que nos lleva a la felicidad plena que no se acaba y se puede palpar aun en los momentos de lucha, por esto vale la pena adentrarse en esta vía. La misión del cristiano en el mundo es el amor, y podríamos decir que, especialmente, el perdón, que es un tipo de amor incondicional, es una llamada a ir más profundo y a no conformarse con lo que toda la gente hace, sino ponerse en una senda de donación a los demás de la mano de María, nuestra madre. Eso es hacer la voluntad del Padre que ve en todos nosotros a sus hijos amados. El perdón es un elemento esencial de este evangelio porque sobrepasa un amor fácil o correspondido; el perdón nos pide un nivel más profundo de amor ya que es recordar un mal que nos han hecho y olvidarlo como si no hubiera pasado. Es algo imposible para los hombres, pero para Dios nada es imposible, con su ayuda sabemos que podemos perdonar porque Él nos da las fuerzas.

«El amor que se ha manifestado en la cruz de Cristo y que Él nos llama a vivir es la única fuerza que transforma nuestro corazón de piedra en corazón de carne; la única fuerza capaz de transformar nuestro corazón es el amor de Jesús, si nosotros también amamos con este amor. Y este amor nos hace capaces de amar a los enemigos y perdonar a quien nos ha ofendido. Yo os haré una pregunta, que cada uno de vosotros responda en su corazón. ¿Yo soy capaz de amar a mis enemigos? Todos tenemos gente, no sé si enemigos, pero que no están de acuerdo con nosotros, que están “del otro lado”; o alguno tiene gente que le ha hecho daño… ¿Yo soy capaz de amar a esta gente? Ese hombre, esa mujer que me ha hecho mal, que me ha ofendido. ¿Soy capaz de perdonarlo? Que cada uno responda en su corazón. El amor de Jesús nos hace ver al otro como miembro actual o futuro de la comunidad de los amigos de Jesús; nos estimula al diálogo y nos ayuda a escucharnos y conocernos recíprocamente. El amor nos abre al otro, convirtiéndose en la base de las relaciones humanas. Hace capaces de superar las barreras de las propias debilidades y de los propios prejuicios. El amor de Jesús en nosotros crea puentes, enseña nuevos caminos, produce el dinamismo de la fraternidad.»
(Regina coeli de S.S. Francisco, 19 de mayo de 2019).


Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Perdonar a una persona a quien no haya perdonado.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!